River-Boca: Porque no existen garantías la final no se jugará en Argentina

En otro capítulo más de la bochornosa final de la Copa Libertadores que animan los equipos argentinos, River Plate y Boca Juniors,  la Conmebol resolvió hoy, tras una reunión de una hora con los presidentes de los clubes finalistas, Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici, que “por falta de garantías” en Argentina, la final 2018 se tendrá que jugar en un país neutral, así lo anunció el presidente de la entidad Alejandro Domínguez a los medios de prensa presentes en Asunción. La final se jugará el 8 o 9 de diciembre. 

Pero esta decisión aún está supeditada a la resolución que adopte el Tribunal de Disciplina ante el descargo de 26 hojas que realizó el Club Boca Juniors explicando los motivos por los que reclama los puntos y en definitiva, el título de Campeón de la Copa por secretaría.

Como se recordara debido al violento ataque que sufrió el bus “Xeneixe” a su llegada al Estadio Monumental y los hechos de descontrol que se suscitaron desde temprano el sábado 24 de noviembre en las inmediaciones del campo riverplatense, motivó a que el organismo rector del fútbol sudamericano, luego de dirimir durante “siete horas”, decidiera dar por postergado el encuentro hasta la fecha que hoy se conoció.

El siguiente es el comunicado de la Conmebol anunciando los fundamentos de su resolución y los pasos a seguir:

EAN/css/captura de imagen crédito Google Maps

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.