Ministro Arenas: “Una alta desigualdad es una amenaza para la calidad de las instituciones”

“Estamos convencidos de que al término de nuestra administración podremos demostrar que es posible implementar las reformas estructurales planteadas en el Programa de Gobierno, junto con impulsar un crecimiento inclusivo. Hoy es el momento de enfrentar juntos este desafío”, aseguró este miércoles el ministro de Hacienda Alberto Arenas, en Madrid, España, ante unas 70 personas. Fue presentado por Francisco Longo,  secretario general adjunto de esta institución internacional.

En el marco de la conferencia abierta ‘Chile: reformas estructurales para un crecimiento inclusivo’, organizada por Esade Business School, el secretario de Estado repasó la Reforma Tributaria -recientemente promulgada-, junto a las agendas sectoriales para un crecimiento inclusivo en Chile, entre otras materias.

“El crecimiento inclusivo requiere de equidad mejorada, pero también requiere crecimiento de la economía. Por esta razón, necesitamos trabajar para crear un alianza público-privada sólida para incrementar la productividad y diversificar nuestra economía, de manera de hacer posible el crecimiento sustentable en el tiempo”, aseguró.

Agregó que “Chile tiene altos y persistentes niveles de desigualdad en el ingreso.  Una condición necesaria para alcanzar un crecimiento estable y sustentable es contar con una distribución del ingreso más equitativa”. Asimismo, manifestó que “la productividad, motor del crecimiento en el largo plazo, se ha mantenido estancada desde finales de la década de los ‘90″.

En el último día de su gira por Europa, el titular de Hacienda destacó que el país presenta significativos  logros en los últimos 24 años, con una inflación que ha convergido a 3% y el porcentaje de pobreza ha disminuido sustancialmente. No obstante, sostuvo que “a pesar del progreso económico, la desigualdad en Chile es mayor que en los países de la OCDE”.

En este contexto, Alberto Arenas destacó que “el objetivo principal de nuestro gobierno es establecer las bases para lograr un crecimiento inclusivo”.

Explicó que la desigualdad afecta las posibilidades de acceso a una educación y capital humano de calidad, que impacta negativamente la productividad, mientras que las sociedades con mayor desigualdad tienen menor capital social, lo que produce inestabilidad política y económica, reduciendo la inversión.

Asimismo, dijo que “una alta desigualdad es una amenaza para la calidad de las instituciones, lo que implica menor crecimiento”.

Arenas se refirió a la “estrategia multidimensional” del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet para dar gobernabilidad al crecimiento, con un énfasis relevante en la responsabilidad fiscal, que permite asegurar el financiamiento de las políticas públicas de largo plazo y la estabilidad macroeconómica.

Por otro lado, sostuvo que la agenda laboral mejorará la legislación para permitir relaciones laborales más igualitarias.

En materia de modernización del Estado, destacó que se establecen altos estándares de gestión pública y sólida institucionalidad.

Reforma Tributaria

El jefe de las finanzas públicas expuso también la recientemente promulgada Ley de Reforma Tributaria, calificándola como “una herramienta poderosa para dar gobernanza al crecimiento”.

Junto con explicar los principales aspectos de la nueva norma legal, sostuvo que “la Reforma tributaria contribuirá con recursos para el gobierno desde su entrada en vigencia” y destacó que “en 2018, la reducción de la evasión y elusión proveerán un 0,5% del PIB”.

Agregó que “la Reforma Tributaria hará nuestro sistema más progresivo.  Los impuestos directos aumentarán su participación en la carga tributaria”.

Agendas sectoriales

El secretario de Estado se refirió también a las agendas sectoriales del Gobierno en materia de crecimiento.

En su diagnóstico, se refirió a que en Chile “existen algunos ‘cuellos de botella’ que deben ser enfrentados para obtener un crecimiento sustentable”, como que el Factor de Productividad Total (TFP) está estancado y el costo de la energía es elevado en comparación con el resto de los países de la OCDE.

EA/