Las expulsiones en los colegios aumentaron un 147%

334 son las denuncias a nivel nacional que interponen los estudiantes expulsados de los establecimientos educacionales, cifra que corresponde   de enero a agosto de este año, lo que significa un aumento del 147% con respecto al mismo período del año pasado, fecha en que se registraron 135 casos, informó en un comunicado la Superintendencia de Educación Escolar de la región.

Entre las causas más frecuentes figuran problemas de disciplina, académicos, salud y por situación socioeconómica de los padres. De las 334 presentaciones, 267 se encuentran resueltas y 67 están aún en proceso de resolución. Simultáneamente, las denuncias por no renovación de matrícula alcanzan a 704, cifra que revela una baja del 40% con respecto a igual período del año 2013 (1.189 casos). A nivel local, en la Región de Arica y Parinacota, la situación siguió la tendencia nacional.

Justo en medio del último cuatrimestre de este año, que es cuando se produce el mayor número de denuncias por expulsión y no renovación de matrícula, es importante señalar, que la Constitución, garantiza el derecho a la educación, lo que implica no solo el acceso —a través de procesos de admisión justos, transparentes y no discriminatorios—, sino que también el derecho a permanecer y a progresar en el sistema educacional. “Esto quiere decir que la expulsión y la no renovación de matrícula de un alumno/a debe ser siempre una medida extrema y de carácter excepcional”, enfatizó el Director Regional (PT) Victor Silva Lam.

Las medidas disciplinarias que se apliquen a los alumnos(as), particularmente expulsiones y no renovaciones de matrícula, deben corresponder siempre a infracciones que se encuentren expresamente contempladas en el manual de convivencia de cada establecimiento educacional, el que debe, de preferencia, ser construido con la participación de todos los estamentos de la comunidad educativa.

Por otra parte, cada manual de convivencia debe contemplar un proceso disciplinario previo, que garantice que los alumnos (as) hayan tenido la oportunidad de ser escuchados por la respectiva autoridad educacional, es decir, que respete el debido proceso de los alumnos y sus familias. Los manuales de convivencia deben contemplar siempre, la posibilidad que las familias puedan apelar ante la aplicación de una medida expulsiva o de no renovación de matrícula.

“Es muy importante recordar que los alumnos tienen derecho a repetir de curso en el mismo establecimiento educacional, una vez en Básica y otra en Media. Si en la comuna o localidad no existe otro establecimiento de igual nivel o modalidad, al alumno le debe ser renovada su matrícula, de manera de no vulnerar su derecho a la educación”, puntualizo Silva.

Agregó finalmente que desde 2012 se observa un creciente aumento de las denuncias por esta causa, a nivel nacional.

“El peak ha sido justamente este año, con un aumento del 147%. Es decir, llevamos 199 denuncias más que en el mismo periodo del año 2013. Es muy importante que los establecimientos educacionales mantengan un diálogo fluido con las familias de los alumnos, de manera de poder apoyar a los niños(as) y jóvenes en la superación de los problemas o dificultades que pudieran estarles afectando, para adaptarse particularmente a las normas de cada establecimiento educacional”,acotó.

EA