La Inteligencia Artificial ¿llega para quedarse?

Sensores inteligentes de ahorro energético, cruces de datos para evaluar rendimiento y contar con tecnología de punta, como drones, son algunas de las herramientas que han optado las empresas para reducir los tiempos de trabajo y mejorar su productividad.

Los Facility Services (FS) ayudan a mejorar el rendimiento de las empresas, sin embargo, el desafío actual es dar paso a la tecnología en este tipo de servicios, sin verla como una amenaza. De esta manera se conseguirá una optimización de los tiempos de trabajo y recursos. La empresa líder en prestación de FS, ISS Chile, ha considerado esta temática, tomando en cuenta que la tecnología, al ser bien utilizada, termina posicionándose como una herramienta infalible dentro de las empresas. “Hoy en día nuestros colaboradores deben adaptarse a las tecnologías que utilice cada cliente. Actualmente la Inteligencia Artificial (IA) está cada vez más presente, ya que al ser bien administrada, facilita el trabajo, mejora el bienestar de los funcionarios y optimiza los recursos empresariales”, así lo asegura Gonzalo Guzmán, Director Retail, Business & IT de la compañía.

Un claro ejemplo de lo anterior es cuando se produce un problema operativo en una oficina, donde los usuarios buscan respuestas y soluciones rápidas. Los sistemas de IA pueden hacerlo de manera instantánea, esto se consigue mediante la supervisión de datos en tiempo real, de forma que existan relaciones entre el rendimiento y los posibles fallos. Así se evita una futura reparación o sustitución del equipo frente a un episodio mal administrado. En la seguridad, actualmente los drones son un aliado. Estos aparatos pueden realizar tareas a pesar de las condiciones meteorológicas y la presencia de sustancias peligrosas. También pueden ser enviados a zonas de difícil acceso. Por ejemplo, cuando se debe monitorear un edificio que sufrió daños territoriales tras un terremoto. De esta forma, los funcionarios del área de seguridad tendrán un compañero que no podrá resultar herido. Los mecanismos de IA pueden realizar ejercicios matemáticos y cruce de datos en cuestión de minutos, por lo mismo, y para ser amigables con el medio ambiente, las compañías deben utilizar esta herramienta para llevar un registro de cuánto se está gastando energéticamente, de esta manera se podrán conseguir nuevos aparatos o realizar una mantención, si es necesaria.

Además de tener un conteo del gasto energético, este tipo de tecnología puede ayudar a que se genere menos consumo. En las empresas es cada vez es más común tener horarios laborales flexibles, por lo mismo, hay veces en que nadie está presente en una oficina. Con la instalación de sensores inteligentes se podrán activar, cuando sea necesario, el agua y la luz. De esta manera no se gastará de más y se conseguirán métricas del funcionamiento. Otro tipo de sensor es el de seguridad, si bien tiene otro fin, termina siendo clave para la optimización de recursos. Lo anterior porque muchas empresas invierten un gran porcentaje en esta materia. Con la instalación de tarjetas de identificación con chips para acceder a lugares, sistemas de reconocimiento facial o huella dactilar, se logra un apoyo en términos de seguridad en las oficinas. El incluir aparatos de Inteligencia Artificial en los servicios básicos que debe tener una empresa, como lo es la seguridad, facilita el desarrollo de las compañías, consigue una mejor ejecución de procesos y conlleva a la optimización de recursos.

EAN/imagen recreativa: unsplash-logoStephen Dawson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.