Ines Flores Huanca es nueva Consejera Nacional Aymara

Una gran sorpresa para la Defensoría Penal Pública fue la designación como nueva consejera nacional aymara de Inés Flores Huanca, facilitadora intercultural de la Defensoría Regional de Arica y Parinacota, quien lleva trabajando once años como técnico profesional del servicio, conectando el sistema penal chileno con los pueblos originarios de la región.

Flores Huanca explicó cómo fue para ella recibir la noticia de la elección, que realizó la propia Presidenta Michelle Bachelet, contexto en que manifestó el gran orgullo que siente por ser la nueva representante de uno de los pueblos originarios más importantes de la zona norte del país, el aymara.

“Siento una profunda sorpresa y satisfacción. Más también represento una conquista de mujer india, de mujer aymara, que en su largo caminar por comunidades, organizaciones y lucha constante por los derechos indígenas recibe un estímulo para contribuir con su experiencia”, explicó la nueva consejera nacional.

Flores Huanca será parte activa del Consejo Nacional de la Conadi, instancia que ejerce la dirección superior de ese organismo y que está compuesta por el director nacional, subsecretarios o representante de los ministerios de Secretaria General de Gobierno, de Planificación y Cooperación, de Agricultura, Educación y de Bienes Nacionales, más ocho representantes indígenas y tres consejeros designados por el Presidente de la República, entre ellos, Inés Flores Huanca.

Las funciones en específico de la consejera serán definir la política de la institución, proponer el proyecto de presupuesto anual del servicio, aprobar diferentes programas que tiendan a los objetivos de la corporación, evaluarlos y asegurar su ejecución, “además de estudiar y proponer las reformas legales, reglamentarias y administrativas relativas a los indígenas o que les afecte directa o indirectamente, y sugerir a los diversos ministerios y reparticiones del Estado los planes y/o programas que estimen conveniente aplicar y desarrollar en beneficio de los indígenas”, aclaró.

 

PROGRESO PARA LA REGIÓN

Nacida en la comunidad de Ancolacane, en la comuna de General Lagos, Provincia de Parinacota, Inés Flores Huanca es madre de dos hijos -de 26 y 24 años- y como profesora  Intercultural por oficio, ha tenido como objetivo principal a lo largo de su carrera profesional posicionar la convivencia en la diferencia, principio de la interculturalidad, en todos los espacios que le ha permitido desempeñarse. Paralelamente, ha luchado incansablemente por posicionar la mediación intercultural tanto en los casos penales, como en el ámbito familiar; atendido su formación de mediadora indígena.

Sus inicios fueron a través de la experiencia vivencial con las comunidades aymaras durante 25 años, espacio en que desarrolló diversas actividades culturales y de participación dirigencial en comunidades indígenas en las regiones de Tarapacá y Arica y Parinacota. Además de cinco años de experiencia en proyectos interculturales en el ámbito comunicacional, social y pedagógico en diversas consultoras y servicios gubernamentales.

Junto con ello, desde 2003 desarrolló la función de facilitadora intercultural en la Defensoría Regional de Tarapacá, y desde 2010, cuando Arica y Parinacota se trasformó en región, Inés Flores Huanca, pasó a ser parte del grupo de profesionales de apoyo de esta zona, donde trabaja actualmente.

Claudio Gálvez, Defensor Regional de Arica y Parinacota, reconoce la gran importancia que es para la DPP este relevante designación. “Para nosotros como institución es un orgullo este reconocimiento de una funcionaria que desde la plataforma de nuestra defensoría ha hecho durante años muchas cosas por la valoración de su pueblo, de sus costumbres y de sus tradiciones, sea hoy honrada por la Presidenta de la República como una representante directa de ella en el Consejo de la Conadi, tiene para nosotros un gran significado”, expresó el Defensor Regional.

MENSAJE AL PUEBLO AYMARA

Frente al nuevo cargo de Consejera Nacional, Inés Flores Huanca entregó un mensaje a la comunidad aymara frente a este relevante logro. “Agradezco la confianza de la Presidenta Michelle Bachelet y trataré de contribuir con mi experiencia de años en la lucha por defender los derechos ancestrales, sin renunciar a los  principios de la interculturalidad y el respeto del Estado con nuestros pueblos indígenas  y velaré por  la eficiente gestión de los  servicios públicos que atienden a nuestros pueblos”, afirmó.

¿Cómo aportarás desde la región en el ámbito indígena, en especial de las demandas aymaras?

La visión técnica y la experiencia en comunidades indígenas me permiten contribuir y generar espacios de encuentro para el debate, la  reflexión y propuesta de iniciativas que afecten a la población indígena del norte. Considero que una mirada desde lo propio permite posicionar las demandas indígenas desde una mirada de futuro.

¿Cuáles son los objetivos que te nacen en este nuevo cargo?

Los objetivos del cargo son  contribuir  a incorporar a los pueblos indígenas al proceso de cambio que impulsa la Presidenta Michelle Bachelet. Recoger las inquietudes y demandas de las regiones de Arica-Parinacota y Tarapacá, para que sean consideradas en las políticas de Conadi. Y finalmente, contribuir a mejorar y procurar cambios en la gestión de la Conadi. No se puede seguir con los mismos programas.

¿Qué le puedes decir a la comunidad aymara e indígena de la zona frente a esta nueva posibilidad de visibilidad nacional que permite tu cargo en el ámbito cultural?

Creo que es fundamental que se aumenten los fondos y funcionarios especialistas a la Conadi Subdirección Norte. Los aymaras, quechuas, likanantay y collas tienen problemas similares a los mapuches, pero en temas distintos; cultura, tierras aguas, medio ambiente, y el despoblamiento de las comunidades. Les puedo decir a mis hermanos y hermanas que deben estar bien organizados y unidos para resolver grandes temas con grandes acuerdos  y que para eso cuenten con mi  humilde contribución.

Frente a su trabajo y la compatibilidad de su nuevo cargo con su labor en la DPP, Flores explica que “no representa inconveniente atendido que implica sesionar y tomar acuerdos de forma trimestral, además de sostener una serie de reuniones por otros temas, en representación del gobierno”.

EA/db