Gran Bretaña priorizó seguir su propio camino y salir de la UE

Colapsó David Cameron, el primer ministro del Reino Unido de Gran Bretaña + Irlanda del Norte y ya anunció que dejará el cargo a partir del mes de octubre. Su decisión se basa en los malos resultados del referendum de ayer que consultaba sobre si permanecer, Bremain, en la Unión Europea o salirse de ella, Brexit. Su realización fue una promesa de campaña. El Premier tuvo que saldarla ayer 23 de junio y le salió mal.

Porque ocurrió lo más impensado. A favor de seguir en la UE, (Remain) totalizó el 48,1% de los sufragios, mientras que los que votaron por la salida (Leave) llegaron al 51,9%.  Con esta decisión irrevocable el Reino Unido es el primero en abandonar el conglomerado europeo, luego de permanecer durante 43 años, desde sus inicios, cuando se llamaba la Comunidad Económica Europea.

Sin embargo, no será fácil el camino de salida considerando que en Escocia e Irlanda, la votación fue a favor de permanecer en el bloque, gran parte de la ciudadanía de estos países se consideran europeistas. Por lo que se avisora un proceso convulsionado en la transición hacia “la nueva independencia”.

Así lo han hecho saber las autoridades de las islas mencionadas que según el español ABC, “que la derrota y el auge del nacionalismo traerá como consecuencia la amenaza a la unidad de lo que hoy es el Reino Unido”.

Para los medios internacionales la clave de la derrota fue el duro discurso de Cameron, uno técnico, que hablaba de la pérdida de los beneficios para los ciudadanos si apostaban por salirse de la UE.

En cambio, la oposición, construyó semánticamente y con mucho éxito la palabra que sintetizaba la desazón, Brexit, creada por los término British + Exit. Una campaña apoyada en los valores patrios, muy nacionalista, focalizado en regulaciones a la inmigración y a la contratación de extranjeros, donde piden un control total de las fronteras y un mayor auge de las inversiones y del desarrollo del país. La queja, en el fondo, apuntaba a que “el Reino Unido da más a la Unión Europea de lo que recibe”. Precursores de la campaña nacionalista son el partido de ultraderecha, UKIP, el 50% del Partido Conservador y algunos Laboristas.

Por contrapartida, los que apoyaron la permanencia, encabezados por Cameron,  el Partido Nacionalista Escocés (SNP), Partido Liberal, Partido Laborista y el Galés, Plaid Dymru.

Today-I-Voted-Leave

A río revuelto, pese al estupor en Francia, los galos ven una oportunidad en este cambio profundo en la UE y apelarán a los inversores, para que en vez de seguir en el Reino Unido, vayan a Francia con su dinero, porque no le impondrá las regulaciones y aranceles que sí llegarán al nuevo sistema económico de Gran Bretaña. En la UE, existe el Mercado Único, fluyen los bienes, los servicios y el tránsito libre de las personas. Siempre recalcaron que no es sólo un conglomerado económico, tiene que ver más con el significado de nación, de una comunidad social.

Con esta medida, los que apoyaron la salida de la UE señalan que ahora se sentarán a negociar con su ex bloque comunitario en “igualdad de condiciones”, quizás no tan involucrados como los Noruegos que no siendo miembro europeo participa a través del Espacio Económico Europeo (EEE).

Aún cuando en este rato se vive un shock internacional, da la impresión que el Reino Unido, al momento de las negociaciones impondrá el conocido humor y flema inglesa. Todo puede suceder en un reino que se mira solo a sí mismo.

EA/css/Fuente: The Guardian, ABC, BBC, OECD.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.