Gladys Acuña: La administración saliente nunca tuvo un Plan de Erradicación para Guañacagua II

La secretaria regional ministerial de Vivienda y Urbanismo, Gladys Acuña desestimó las declaraciones de la ex seremi que ocupó su misma cartera durante la administración saliente, Karla Villagra, a través de las cuales aseguró que antes de culminar su cargo habría dejado en marcha un Plan de Erradicación de la población Guañacagua III.

 “Quiero aclarar que los datos aportados por las autoridades anteriores, en relación a un supuesto Plan de Erradicación de Guañacagua, son absolutamente erróneos y distan mucho de la realidad que tenemos hoy. No hay ningún plan que se le haya entregado al Serviu, delegando a esta institución la facultad para aplicar subsidios y erradicar a todos los propietarios, reconociendo con ello el problema que les afecta por muchos años. Si fuera así, ¿por qué no se difundió a toda la comunidad, especialmente a los afectados?”, dijo la seremi de Vivienda Gladys Acuña. La autoridad precisó que los únicos subsidios otorgados -recién hace dos semanas- corresponden a 7 familias de casos emblemáticos de la población Tucapel VII, junto a 3 familias del conjunto Guañacagua, las cuales durante el año 2010 recibieron el beneficio, pero que nunca fueron aplicados.

“Estos suman 10 casos y hoy el problema es de 473 familias. Por eso me parece inaceptable que en tiempos de una emergencia, sabiendo la angustia que afecta a todas esas familias, se falte a la verdad, dando la sensación de que se hizo un trabajo con ellas. Esa fue la característica del gobierno saliente, decir que se estaban solucionando problemas, pero en la práctica nunca los resolvieron. Con escaso esfuerzo se dedicaron a los afectados por polimetales, pero dejaron al resto de la población con problemas habitacionales sin atención. El hecho es que tenemos a Guañacagua con su problema vigente y una demanda insatisfecha”, expresó la autoridad.

Seguidamente recalcó que cuando asumió el Gobierno de la Nueva Mayoría, y por especial encargo de la ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, tomó inmediatamente contacto con los dirigentes vecinales de Guañacagua, gestión que se concretó en su primera semana de asunción en la Seremi.

“Les explicamos a los vecinos que toda su información estaba siendo analizada por nuestro Ministerio, ya que la ministra tenía interés en darles una solución habitacional. En esa línea estábamos trabajando cuando ocurrió el terremoto”, subrayó.

Por último, agregó que en el anterior Gobierno “se solicitó a la División Técnica del Minvu un aporte de 20 mil Unidades de Fomento (UF), que tenía como objetivo entregar subsidios por la línea habitacional, a través del Programa de Mejoramiento de la Vivienda para 100 familias, los que no se otorgaron finalmente. También se enviaron reiterados oficios para suelos salinos a los cuales nunca las autoridades del Gobierno anterior dieron respuesta. En rigor nunca hubo urgencia desde la región por apurar las soluciones”.

EA/ca