Conocen patrones e intercambio de cerámica en época prehispánica

Una nueva subvención otorgada a la Universidad de Flinders, Australia, permitirá examinar la composición elemental de diversas muestras de arcilla, obtenidas en Caleta Vítor y obtener información de hasta 3.500 años de antigüedad.

El estudio es parte de la tesis doctoral de la arqueóloga australiana Catherine Bland, quien recolectó las muestras el 2013, gracias a un convenio entre CIHDE CODECITE, la Universidad de Flinders y el Instituto Australiano de Ciencia Nuclear e Ingeniería (AINSE).

La doctora Amy Roberts, profesora titular en el Departamento de Arqueología de Flinders, explicó que las muestras serán analizadas por un método llamado Análisis por Activación Neutrónica (NAA); que proporciona información sobre las concentraciones de elementos como el aluminio y el hierro contenido en las muestras.  La información permitirá obtener información valiosa sobre los patrones de producción e intercambio de cerámica.

“Las cerámicas incaicas se distribuyeron por todo el Imperio, pero los ceramistas locales copiaron su estilo, lo que muestra el poder y la influencia del Imperio Inka”, explicó Amy Roberts.  “El análisis de los tipos y cantidades de elementos en las muestras permitirá a los arqueólogos considerar cuestiones más amplias, relativas a los cambios culturales, incluyendo la interacción de la población chilena local con el poderoso Estado Inka”, afirmó la especialista.

Por su parte, Calogero Santoro, jefe de la Línea de Arqueología y Antropología de CIHDE CODECITE, destacó que se están aplicando tres técnicas distintas para caracterizar la composición química de las muestras de arcilla, obtenidas en distintos puntos de la Quebrada Chaca, Lluta y la precordillera de Azapa, para luego tratar de identificar la procedencia de los materias que se usaron en la fabricación de la cerámica encontrada en Caleta Vítor.

“Este tipo de análisis no ha sido aplicado sistemáticamente en el norte de Chile. Han habido análisis experimentales, que son importantes, pero este estudio es un avance mayor”, afirmó Santoro.

“La importancia para CIHDE es que se establece colaboración científica efectiva con instituciones de otras latitudes, que deben ir formando redes de colaboración internacional. Este es uno de los objetivos, no sólo de los centros regionales de CONICYT, sino también una aspiración transversal de todo el país”, aseguró el arqueólogo.

EA/db