Con telas y trapecios jóvenes crean circo social en taller que organizaron INJUV y Corfal

Con telas y trapecios, jóvenes infractores de ley en Arica cerraron el taller de interacción cultural que el Instituto Nacional de la Juventud organizó junto a la Corporación de Formación Laboral al Adolescente (Corfal).

Con solo 5 meses de práctica cerca de 16 jóvenes aprendieron en las instalaciones de la Corfal las técnicas básicas del trapecio en telas. Junto con esto crearon un circo social que les permitió interactuar de manera más sana con el medio que los rodea.

El director regional de INJUV de Arica y Parinacota, Samuel Pozo, explicó que “nuestro objetivo fundamental es llegar a los jóvenes en distintos espacios y hoy estamos trabajando con los jóvenes más vulnerables de nuestra sociedad, los jóvenes que interviene la Corfal, independiente del tipo de problemática son jóvenes que mantienen dificultades que hoy estamos interviniendo como INJUV”.

Elia Paoleti es la directora de los  programas, Libertad Asistida y Libertad Asistida Especial de Corfal y según cuenta “en estos programas participan jóvenes entre los 14 y 18 años que han cometido un delito. Y en el tiempo que dura esta condena nosotros tenemos que trabajar con ellos en un plan de intervención individual, este busca resolver aquellas situaciones de conflictos que influyeron en la comisión del delito y también debemos ayudarlos a su reinserción social”.

Jaime Escobar y Marcia Meza, fueron los monitores del circo social que buscó innovar en lo que es la reinserción con esta propuesta. “Esto significó un gran trabajo de interacción sociocultural con jóvenes, nuestra propuesta es el circo mediante las acrobacias de suelo y aéreas en tela y trapecio fijo, pero este proyecto también tiene un trasfondo de cohesión, de participación y de desarrollo de habilidades sociales”, explicó Escobar.

Agregó que “este taller comenzó en mayo y en el camino hemos tenido varios inconvenientes, los cuales hemos ido esquivando con la ayuda  de los mismos niños”.

B.M, de 14 años, explicó que “este taller me ha servido mucho para no tener más problemas con mi hermano, acá libero las energías que en casa liberaba peleando con él”.

Agregó que “ha sido una muy buena iniciativa de la Corfal e INJUV este proyecto, ya que como método de reinserción es muy bueno, porque uno siente varias emociones arriba de las telas que te permiten pensar más en tu actuar”.

EA

[wbcr_php_snippet id="27241"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.