ONG Cerjap va en ayuda de los más vulnerables

Por Alberto Ortega

La actual crisis sanitaria provocada por el COVID-19 está demostrando la enorme capacidad de adaptación y sacrificio de nuestra sociedad, donde la batalla más dura la siguen dando diariamente las familias más pobres y vulnerables. Por ello, ONG Cerjap, lejos de frenar sus labores humanitarias durante estos días – y semanas – han reestructurando todos sus recursos humanos y económicos para hacer frente a esta situación y, sobre todo, no dejar a nadie atrás. De esta manera, Cerjap distribuyó 60 nuevas canastas solidarias, a familias vulnerables de Arica; Campamento Las Machas, y sector Quebrada Encantada, todos puntos estratégicos donde se entregó la ayuda solidaria.

“Ahora, más que nunca, nuestra prioridad es asegurar la protección y subsistencia de las familias vulnerables, para que así, puedan paliar en parte las consecuencias de esta crisis, que está afectando sin distinción al total de la población”, manifestó Denise Aravena, coordinadora social de Cerjap.

De este modo, ONG Cerjap ya ha logrado entregar más de 120 canastas solidarias, desde que inició esta campaña social (en abril pasado), asistiendo en ayuda de familias vulnerables. Acción que ha sido posible gracias a la colaboración de diferentes actores privados, como es el caso del Grupo Inmobiliario Pacal; Derco Yusic; Minera Pampa Camarones; Ultraport; y Molinor, quienes con la mejor disposición han trabajado en conjunto a la ONG, para canalizar la ayuda social de manera eficiente, dirigida a los más vulnerables de Arica.

La crisis que provoca el coronavirus necesita la ayuda de todos.

“Esta ayuda social, esperamos poder replicarla en los próximos meses, puesto que ya tenemos identificadas, las carencias y necesidades de las poblaciones en situación de mayor vulnerabilidad y pobreza, que, con la cuarentena por el coronavirus, se han visto aún más afectadas”, comentó el presidente de la ONG, Tulio Carvajal.

La coordinadora social agregó que “adicionalmente a la preocupación por garantizar la subsistencia de estas familias, se debe también considerar, el impacto que ha provocado en ellas, las medidas de cierre de los centros educativos públicos. Ya que al hacinamiento diario que sufren en sus hogares, sumado a su situación de pobreza, ahora se adiciona, el cómo mantener a los niños ocupados, a fin de que no salgan a la calle y así evitar su contagio. Situación que debe observarse con especial atención en estos momentos”.

Así con mucho entusiasmo, Cerjap continuó con la distribución de los alimentos, demostrando que las acciones sociales son transversales, y pueden unir al mundo social y al privado bajo una causa común. Hoy existen familias que lo están pasando muy mal, donde muchos no tienen para comer y que son invisibles para la sociedad. Hacer vista gorda a ello, o tomar la iniciativa de acudir en su ayuda, es decisión de cada uno de nosotros.

EAN/imagen de archivo.

[wbcr_php_snippet id="27241"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.