Rodomiro Huanca: El carnaval de Chacalluta es la expresión más genuina de los pueblos del interior

Entre 1930 al 1940 , cuenta Rodomiro Huanca -Hijo Ilustre de Arica-,  llegaban al lugar personas que bajaban desde Chapiquiña, Putre y Socoroma, quienes con su música y costumbres hacían un alto, coincidente al periodo de carnavales,  y ya en forma más constante, desde el año 1977,  el grupo “Peregrinos del Norte” del que fue su director,  estuvieron en el carnaval junto a  Ambrosio Flores, quien era el jefe del lugar,  y lugareños , dieron continuidad y  vida a la tradición en la rivera del Rio Lluta.

Según  Huanca, la tradición se ha mantenido durante el último tiempo, al que llegan a celebrar gente de diversos poblados, considerando además a los ariqueños “y creo que este carnaval, es la expresión más genuina de los pueblos del interior de Arica y Parinacota”. El folklorista  agregó que el lugar era un espacio para trabajar, destacando que en el mismo sitio se producía la mejor caña, el mejor maíz, alimentado por el rio, que independiente a su caudal,  el lugar siempre ha sido regado por sus aguas generosas.

En las últimas celebraciones, y sabedores de que es una tradición que arranca de sus abuelos, integrantes de la familia Yampara, que asumieron como alféreces en esta ocasión, expresaron su sentir por ser continuadores de esta tradición. “Es continuar con nuestras tradiciones, que encabezaran nuestros abuelos, la que no debiera perderse”, resaltó Humberto Yampara.

“Y de esta forma cumplimos con la tradición, ya que quienes por diversos motivos no alcanzaron a ir al interior, la celebran en este lugar”, agregó Claudia Yampara.

A esta cita con el folklor andino llegaron jóvenes que por estudios, se encuentran en la zona central, como es el caso de Javiera Calderón “y para mí el estar acá, es estar con mis raíces, con mi folklor, con nuestra cultura, y las veces que puedo ya sea en el Puerto o en Santiago, trato de enseñarles a mis amigos y conocidos lo que ahora estoy viviendo, lo que me llena de energía”.

Rodomiro Huanca, mirando a Ño Carnavalón antes de su entierro,  fue enfático al  señalar  que el lugar debiera tener una señalética de carácter histórica que recuerde las labores que se hacían, independiente a la festividad a celebrar, ya que las cosas que pasan se conocen someramente, pero no se indaga más allá en cuanto a sus orígenes, inclusive  debiera mejorarse el espacio con el fin de que sea una alternativa más para recrear eventos tan tradicionales como el  que se ha denominado el Carnaval de Chacalluta.

EAN

[wbcr_php_snippet id="27241"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.