La ciudad de Arica, 475 años de una ciudad pujante y orgullosa

Se derramó mucha sangre para que la ciudad de Arica lograra ser una ciudad pujante y orgullosa. Tranquilamente podríamos asegurar que es uno de los íconos nacionales de Chile. 

Desde el punto de vista simbólico, en el Museo del Valle de Azapa se conservan momificados los rastros de los primeros habitantes de la zona, pertenecientes a la Cultura Chinchorro. De hecho, son las momias más antiguas del mundo, vivieron aquí estos primeros seres humanos, quizás, desde 7020 al 1500 antes de Cristo, según cuenta el Museo del Valle de Azapa.

Miles de años después, con la llegada de los españoles y su expansión a punta de sangre es que nace el 25 de abril de 1541 la ciudad de San Marcos de Arica, nombre  que fue dado por Lucas Martínez Vegaso. ¿Cómo llegó este señor aquí?

Martínez Vegaso, según Wikipedia, “fue uno de los conquistadores que componían la caravana del “temible” Francisco Pizarro” en su tercer viaje hacia las costa de lo que hoy es Perú. Y gracias a su gestión es que Pizarro le concede los territorios, hoy las provincias de Montegua y Tacna en Perú, y por nuestro lado, las regiones de San Marcos de Arica y la de Tarapacá.

Así a punta de comodatos se armaba el Virreynato del Perú. Los españoles después de doblegar a los pueblos originarios se quedaron con la “Ruta de la Plata del Potosí”, estos es, con el comercio y de los corredores andinos. Cuzco, Potosí y Arica, fueron la triangulación para la estrategia española, siendo Arica el puerto más importante de semejante tesoro. Así lo señalan en su libro “Arica y Parinacota: La Iglesia en la Ruta de la Plata”, los autores Magdalena Pereira Campos y Rodrigo Moreno Jeria.

Con la llegada de la triste célebre guerra de 1879 (Perú y Bolivia contra Chile) llega definitivamente lo que es hoy la región de Arica y Parinacota a pertenecer a nuestro país. Es una historia sintetizada de dolor, sangre, orgullo, identidad, de multiculturalidad local y transfronteriza. Eso la hace aún más preciada su existencia. Es única.

Es el esfuerzo de los habitantes antiguos y nuevos de una región que ha sido paciente para esperar los beneficios de un territorio que es clave para el país.

Hoy son 475 años desde su fundación, razones suficientes para una celebración en grande que comenzará mañana 23 de abril, a las 17:00 horas, con la Caravana Diocesana por San Marcos evangelista, que contará con la participación de carros alegóricos, vehículos y motocicletas.

El trayecto comienza en la Parroquia “Virgen Las Peñas” y seguirá por: Vicuña Mackenna, 18 de Septiembre, Rotonda “Manuel Castillo Ibaceta”, Rotonda “Azapa”, Diego Portales, Tucapel, Renato Roca, Azolas, Los Artesanos, Cancha Rayada, culminando a las 20:00 horas, en el Anfiteatro “Chinchorro Oriente” del barrio “Cardenal Raúl Silva Henríquez”.

Aquí el alcalde Salvador Urrutia, le entregará el Blasón de la ciudad al obispo de Arica, monseñor ‎Moisés Carlos Atisha.

El domingo 24 de abril, las celebraciones continuarán, con el tradicional desfile cívico y militar, al pie del Morro de Arica, donde la comunidad ariqueña le rendirá homenaje a su fundación.

Para el sábado 23 la Municipalidad tiene programada un show masivo a las 22:00 horas en el Parque Vicuña Mackenna donde acturarán artistas capitalinos y de la región.

EA/mg/css

[wbcr_php_snippet id="27241"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.