Tiene 87 años: Doña Widelma Varela lleva 50 años pagando contribuciones y la quieren desalojar de su lugar de trabajo

Por (texto y fotos): Marcelo Aguilar

No es difícil establecer un dialogo con quien se ha tornado la más antigua difusora de Arica. De sus bondades y bellezas. O de aquella Arica próspera, en que todo era bullente y “mediomundo” llegaba a la ciudad a comprar algo, ya sea televisores, vehículos y artículos del puerto libre.

Doña Widelma Varela tiene 87 años, y desde hace 50 que atiende su quiosco, “hoy casi un servicio a la comunidad”.  Aún rememora dos hechos que la marcarían para siempre. El primero, cuando vio a don Raúl Pey llorar mientras echaban abajo el escenario de la hermosa Plaza Colón. Él vino hasta su quiosko a descargar su tristeza. Pey se destacó por una serie de obras en la ciudad. Esta era una de ellas.

“Fue conmovedor ver  a don Raúl, ver que una de sus obras, el escenario en la Plaza Colón, en que tocaban diversas agrupaciones musicales, para diversión de cientos de ariqueños, era demolido para dar paso a la remodelación. Sus lágrimas le corrían”, rememora Wildelma y agrega sobre ese instante que “no hallaba que hacer, solo dejar que llorara, y decirle palabras de buena crianza”, expresa, quien ha visto crecer a la ciudad del sol con todos sus bemoles.

El segundo hecho que recuerda, es el paso por el frente de las gradas de la Catedral San Marcos, de Charles De Gaulle, el entonces presidente de Francia.

“Que traía un imponente equipo de seguridad y que solo atinó con su diestra a saludar a los ariqueños que se congregaron aquí al frente”, agrega.

Pero por estos días, tal como Don Raú Pey,  Wildema enfrenta a la modernidad y a las nuevas decisiones políticas en la ciudad. Ha sufrido presiones para que deje su lugar, el origen de su fuente de ingresos. Pese a que tiene un documento escrito a mano, una autorización municipal del uso de un  sitio público, y que ha pagado sagradamente durante 50 años el permiso respectivo y las contribuciones. Todo por una remodelación en el sector y que los diseñadores e inversionistas de este proyecto no la tienen considerada.

Wildema Varela2

Hoy muchos son quienes se han comprometido con ella, apoyándola para que no pase nada, con el apoyo de su hija y con algún profesional de buena voluntad, se las ha arreglado, y hasta eludido el desalojo por ahora.

Se sabe que han llegado funcionarios municipales a conminarla a entregar el local  -extraño- , de propietarios de la empresa que ha emprendido dicha remodelación  -que está a sus espaldas-  a presionarla sistemáticamente, para que por cansancio, por presión sicológica, cierre lo que ha sido su razón de ser.

No obstante, sigue ahí, hasta las últimas y como siempre dice “piolita”, y a lo mejor, a la espera de  un  milagro.

Mientras, como ha sido la tónica del último tiempo, corrige y orienta a visitantes que quieren ascender el Morro, por el lado equivocado, y decirles “es por calle Colón, ya que esta señalética no es la correcta”, apuntando al poste de color verde que por años apunta el ascenso por Bolognesi.

Si,  ella es doña Willy, la que a las 8 de la mañana en forma puntual de lunes a sábado esta para servir y atender, y que a las 13 horas arranca a su hogar, para prepararse para el día siguiente a la espera de algo positivo, y, a lo mejor, ese milagro que le diga que toda esta pesadilla que ha estado viviendo es un  sueño, y a diferencia de don Raúl, llore, pero de felicidad.

Nota del Editor

La historia de Widelma es la historia de cada uno de nosotros. Es nuestro espejo. Todos los esfuerzos políticos, económicos, tecnológicos, culturales y sociales, tienen importancia en la medida de que haya respeto por el otro. No tiene razón de ser una “remodelación” sin considerar a quienes escribieron la historia mucho antes. ¿No sería mejor ayudar a Widelma a mejorar su fuente laboral y ponerla a tono con lo que se quiere hacer? Sería lo más justo y no sacarla porque molesta a “quienes”, ganarán dinero con este proyecto. Cuando el mundo viene de vuelta, nosotros seguimos haciendo todo lo contrario. Mal.

EA/ma/css

[wbcr_php_snippet id="27241"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.