Seremi de Educación respondió a críticas contra gratuidad de la educación superior

  • “La gratuidad es la posibilidad más tangible que ha tenido la Región en largo tiempo para que sus jóvenes se queden a estudiar en Arica”, sostuvo la autoridad.

“La gratuidad que comenzará el 2016 en la educación superior es una bendición desde el ángulo que se mire. En primer lugar, es un freno a la pérdida de tanto talento regional que nunca tuvo la oportunidad de ingresar a la universidad porque simplemente el dinero de la familia no alcanzó y, además, es la posibilidad más tangible que ha tenido la Región en largo tiempo para que sus jóvenes se queden a estudiar en Arica”.

Así respondió la seremi de Educación Giullia Olivera a las críticas que han surgido a la gratuidad que el Gobierno busca implementar en educación superior a partir del próximo año, en las instituciones del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas (CRUCH) y organizaciones sin fines de lucro y que cumplan requisitos de acreditación.

La autoridad puso el acento en que “este proceso se llevará a cabo en forma gradual y responsable”.

Asimismo, explicó que “para entender bien que ocurrirá el próximo año con el comienzo de la gratuidad en la educación superior en Arica y Parinacota, primero debemos identificar donde estará, al inicio del periodo académico 2016, la mayor cantidad de estudiantes ariqueños que resultará beneficiado. Y eso es en las dos universidades del Consejo de Rectores con presencia regional, que actualmente concentran el 55% del universo de estudiantes de educación superior de la zona”.

Indicó que el Ministerio de Educación ha integrado en la Ley de Presupuestos 2016 estrategias para fortalecer a las instituciones de educación superior en regiones y así evitar que –como señalan quienes critican el proyecto- los recursos de Educación terminen siendo absorbidos solo por las grandes ciudades.

Una de estas fórmulas establece que se financiará hasta un límite del crecimiento de la matrícula en las instituciones de educación superior que suscriban convenio con el Estado para acceder al aporte a la gratuidad. Dicho de otro modo, el número de estudiantes nuevos matriculados para cursar programas de estudios en 2016 no podrá superar en 2,7% a los estudiantes nuevos matriculados en 2015 en dichos programas.

En cuanto a las “apreciaciones apresuradas” de que la gratuidad promoverá un “sesgo” en las regiones y un impacto en la educación superior técnico profesional, aclaró que “la gratuidad también es para las instituciones de educación superior privadas que cumplen con requisitos de acreditación y que no tienen fines de lucro, por lo tanto, en el espíritu de la norma no está dejar afuera a ninguna institución, pero sí asegurar una muy buena inversión de los recursos del Estado, en esta etapa que es inicial”.

Asimismo, la jefatura regional del Mineduc recordó que el avance en gratuidad durante el 2016 pone al centro a los estudiantes. “El Gobierno ha enviado al Congreso una Ley de Presupuestos que busca terminar con el agobio que significa para miles de familias endeudarse o no saber si serán capaces de respaldar económicamente los estudios de sus hijos o hijas. Ésta es una medida que constituye un primer paso en gratuidad. Y seguiremos avanzando, regando con convicción y esperanza nuestro huerto, así crezca cizaña y maleza en el camino. Nuestros jóvenes, jovencitas y familias chilenas lo demandaron a nuestro programa de gobierno, porque lo necesitan y lo merecen”, precisó Giullia Olivera.

EA/rb

[wbcr_php_snippet id="27241"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.