Ponen bajo la lupa la mala calidad del agua del Valle de Camarones

Dada la mala calidad del agua del Valle de Camarones, a pesar de tener excelentes condiciones de clima, su agricultura no posee una mayor diversificación de especies a cultivar ni altos rendimientos es lo que arrojó el “Diagnóstico de la Sub Cuenca Aportante del Embalse Caritaya”, encargado por la Comisión Nacional de Riego a Geohidrología Consultores.

Uno de los principales objetivos del análisis fue detectar las fuentes de contaminación de las aguas existentes en la subcuenca aportante al embalse Caritaya, además de  proponer medidas de mitigación para mejorar la calidad de las aguas embalsadas. Esto, con el fin de que a futuro se pueda mejorar los rendimientos actuales y se introduzca una nueva gama de cultivos en el valle, tales como: tomate, brócoli, lechuga, coliflor, pimiento, alcachofa, además de frutales como granado, olivo e higuera, entre otros.

El estudio determinó que la mala calidad del agua del río Caritaya es producto de procesos químicos naturales, existiendo múltiples fuentes de contaminación aportantes al embalse Caritaya, por lo cual se propone captar y desviar estas aguas malas y hacer fluir solo las aguas buenas al embalse y al río Camarones.

La entrega de la prospección contó con la presencia de regantes del Valle de Camarones, el Seremi de Agricultura; Miguel Saavedra Palma, el Seremi de Obras Públicas; Jorge Cáceres Godoy y el alcalde de Camarones; Iván Romero Menacho, se presentó los resultados del estudio “Diagnóstico de la Sub Cuenca Aportante del Embalse Caritaya”, encargado por la Comisión Nacional de Riego a Geohidrología Consultores.

Al respecto, el Seremi de Agricultura indicó que los resultados de estudio serán un importante insumo para el desarrollo de futuras obras que mejoren la calidad de las aguas del Río Camarones y, en consecuencia, disponer de una mayor de variedad de cultivos que mejoren la calidad de vida de los agricultores y ganaderos del valle.

Por su parte, el Alcalde de Camarones precisó que el haber caracterizado los contaminantes de las aguas del Caritaya es el puntapié inicial del cambio a la productividad agrícola del valle que actualmente tan solo se dedica al forraje.

Finalmente, el estudio destaca, como acciones a futuro, un piloto de tratamiento de aguas mediante  fitorremediación (humedal artificial), plantas de abatimiento de iones, además del análisis del grado actual de salinización de los suelos regados y la realización de propuestas de enmiendas y lavado para su uso.

EA/css

[wbcr_php_snippet id="27241"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.