Escribe el Genio Maligno: Homo académicus

Libro: Facsimil, de Alejandro Zambra.

Hueders

108 pp

En 1938 Pedro Aguirre Cerda fue elegido bajo el lema “Gobernar es Educar”. Y gobernar es disciplinar. Silogismo simple. Zambra juega con lucidez, y con desgarro, en esa certeza. Hemos sido educados en tanto hemos sido disciplinados, ejercicio irreflexivo, puro entrenamiento.

Ya han pasado dos meses de desde la publicación de Facsímil, de Alejandro Zambra, uno de los textos más lúcidos y oportunos que se han publicado en los últimos veinte año (a diferencia de esta reseña, a destiempo, más podrida que madurada), en el cual podemos ver todavía los efectos de las ya tibias brazas del movimiento estudiantil, un proceso que  parecía haber cambiado a Chile, pero que hoy se enfrían entre comisiones.

Leer Facsímil nos explica mejor el conflicto educativo que los sobreabundantes análisis político-sociológicos, que lo que se juega no es solo el lucro o expectativas, sino formas de vivir y aprender.  Y nos da oscuras expectativas acerca del cambio.

Zambra lleva en este texto (inclasificable dentro de los géneros literarios, decidido a la escritura técnica) su reflexión sobre el fracaso y la mediana edad a su dimensión social.

A través de sus 90 ejercicios, Facsímil  recorre la soledad, la paternidad, el amor, el deseo, la memoria como parte del sistema educativo que disciplina, mediante premios y castigos, para un éxito inalcanzable y un destino aciago. Zambra recorre la forma en que los cuerpos y los deseos se modelan mediante el entrenamiento académico, mediante el castigo y el fracaso.Y siempre todos somos castigados.

Facsímil no es solo un ejercicio de estilo (y uno muy bueno) sino un dispositivo que revela, mediante su ejercicio poético, las formas de disciplinamiento que sostienen todo ejercicio pedagógico, y aquellos que en particular nos definen como sociedad: la copia, la pillería, el engaño como parte del entrenamiento para una competencia brutal (Facsímil es un texto militar, sobre táctica y estrategia), y también su contracara (Facsímil es una reflexión sobre el castigo y la consecuencia): la frustración, la soledad y los ansiolíticos.

EA/gm

[wbcr_php_snippet id="27241"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.