Ferias Libres mejora imagen y servicios

Desde su fundación, el 03 de agosto de 1976, que la tradicional Feria Cerro La Cruz de la población del mismo nombre en calle Sotomayor no vivía un cambio tan grande. Si bien hace algunos años también por medio del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec) lograron mejorar la instalación del sistema eléctrico del recinto; hoy a través del Programa Ferias Libres están logrando todo un hito al renovar no sólo parte de la estructura del lugar sino mejorando sus capacidades a la hora de entregar sus servicios.

Con una subvención de 9 millones de pesos, más otros 6 que debieron aportar ellos, la Asociación Gremial de Feriantes Cerro La Cruz logró materializar el sueño de cambiar toda la techumbre de la feria que era de nepal, y producto de los años, el uso y el sol no se encontraba en buen estado.

Fue así como junto con renovar el techo, confeccionaron delantales  de trabajo con su imagen gremial, compraron nuevos basureros y se capacitaron en manipulación de alimentos y atención al cliente.

Carolina Valdés, presidenta del Mercado Cerro La Cruz, explicó que “nuestro proyecto consistió en hacer nuestro techo ya que el que teníamos era muy antiguo y teníamos muchos problemas; gracias a Dios resulto todo bien y ahora tenemos nuestro nuevo trecho gracias a Sercotec. Esto significa mucho ya que nos ha costado mucho conseguirlo y solos no lo habríamos logrado”.

Rossella Cominetti, gerenta de Desarrollo de Sercotec, señaló que este tipo de iniciativas “significa realizar la misión que tenemos; nuestra misión es justamente apoyar a los emprendedores y las micro y pequeñas empresas en su desarrollo y sostenibilidad en el tiempo, entonces cualquier acción de apoyo que signifique mejorar las condiciones del negocio para que puedan generar más ventas y atraer más clientes es parte de nuestra misión”.

Antes de realizar el tradicional corte de cinta, los locatarios de la feria junto a las autoridades locales encabezadas por la directora regional de Sercotec, Claudia Opazo, participaron de una Pawa Aymara para agradecer a la tierra por todo lo bueno brindado a cada uno de los locatarios, y pedir por el éxito de la feria y los nuevos proyectos que en conjunto emprendan.

Tras el ritual aymra, los locatarios junto a las autoridades bailaron y festejaron cerrando la actividad con una tradicional cacharpaya.

EA/

[wbcr_php_snippet id="27241"]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.