Un ingeniero agrónomo nuevo encargado de FIA regional

Se trata de Ignacio Delfino quien es ingeniero agrónomo de la Universidad Arturo Prat, magíster en agricultura para zonas desérticas, mención agricultura intensiva y desarrollo comunitario de la misma universidad. Es residente de Iquique y cuenta con 10 años de experiencia en el rubro agrícola. Asumió el 1 de septiembre, y estará instalado en las oficinas del Ministerio de Agricultura en Iquique.

El Seremi de Agricultura de Arica y Parinacota, Jorge Heiden, le dio la bienvenida a al representante y destacó “la buena señal que significa tener cercanía con un encargado zonal de FIA, dada la importancia de la innovación aplicada en la agricultura de la ‘despensa agrícola de Chile’”.

La nueva estructura de FIA contempla 7 encargados regionales, que trabajarán por macrozonas. Al respecto, el director de FIA, Álvaro Eyzaguirre indicó que “el objetivo de este modelo es generar un sistema de trabajo donde los encargados mantengan una estrecha relación con los actores relevantes de las macrozonas, con el fin de potenciar el trabajo en conjunto, y a la vez estar más cerca de los proyectos que ejecuta FIA en cada territorio”.

La autoridad de FIA, añadió que esto “busca promover una gestión de FIA desde y para los territorios, a través de la vinculación con las necesidades de innovación de la pequeña y mediana agricultura en las zonas”. En la visita a la región, el director ejecutivo de FIA abordó junto al Seremi, Jorge Heiden, los principales desafíos para innovar en la región, junto con profundizar en algunos instrumentos de apoyo que ofrece FIA a las personas.

Actualmente FIA tiene en ejecución dos proyectos, con aporte proveniente del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R) del Gobierno Regional de Arica y Parinacota. La primera de estas iniciativas es el rescate de cepas patrimoniales y recuperación del potencial productivo de vino Pintatani en el Valle de Codpa, a través de la identificación y replantación de sus cepas y el aumento de las capacidades técnicas y tecnológicas de sus productores. La segunda, ejecutada por la Universidad de Tarapacá, consiste en la recuperación y masificación de la producción del tomate Poncho Negro, una especie originaria del valle de Lluta cuyo cultivo había desaparecido.

Este proyecto fue visitado por el director ejecutivo de FIA, Álvaro Eyzaguirre, y el nuevo encargado macrozonal, Ignacio Delfino, quienes recorrieron la plantación ad portas de la primera cosecha. Elizabeth Bastías, coordinadora del proyecto, explica que la iniciativa buscó primero proporcionar semillas para la masificación del cultivo de tomate, las cuales las fueron obtenidas de una reserva de un productor que databa de más de 30 años. Gracias a ello en marzo se realizó la primera siembra, y se logró germinar más del 80% de estas semillas. Luego de diversas prácticas fueron optimizando las condiciones de resistencia de la planta.

Hoy están próximos a realizar la primera cosecha de tomate, del cual han logrado levantar semillas. “Éstas próximamente estarán disponibles y serán entregadas a productores de la zona, quienes se capacitarán en el cultivo de la especie, junto con generar un protocolo de manejo agronómico que incorpore buenas prácticas de cultivo”, explica. Agrega que paralelamente están trabajando en la promoción de este producto con valor territorial para potenciar su consumo, con lo cual se han contactado con diversos restaurantes. “Queremos conseguir la indicación geográfica del tomate Poncho Negro, cultivo que es propio del valle de Lluta. Creemos que tenemos la valiosa oportunidad de relevar nuestro patrimonio, de la mano de diversos productores que cultiven este producto”, plantea. En el proyecto participan también como asociados la comunidad indígena Chika Chapisca y un productor local.

EAN/jfe/css

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.