Sistema vetiver logró recuperar aguas contaminadas para utilizarlas en riego

La planta absorbió gran parte del material tóxico que estaba en el agua mejorando su calidad y logrando ser utilizada para riego ya que los resultados obtenidos en metales pesados como boro, plomo, manganeso y arsénico fueron óptimos.

Con la presencia de la Subdirectora de la Fundación para la Innovación Agraria, María José Etchegaray, se llevó a cabo, en Arica, el cierre del proyecto “Aumento y disponibilidad de la eficiencia en el uso del agua de riego a través de la adaptación del Sistema Vetiver”, desarrollado por la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Tarapacá con el apoyo de FIA.

El objetivo de la iniciativa, que recuperó aguas contaminadas para usarlas en riego, fue potenciar el desarrollo de la agricultura sustentable de la Región de Arica y Parinacota, transformándose en una alternativa y solución real ante los escasos recursos hídricos que se presentan en la zona.

En este sentido, el Seremi de Agricultura, Miguel Saavedra Palma, indicó que “el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y el Ministerio de Agricultura tiene como prioridad mejorar la competitividad y buscar formas para el uso eficiente del recurso hídrico en la agricultura de la región tales como, descontaminar las aguas de elementos naturales entre otros  y este  proyecto cumplió con estos lineamientos”.

Este sistema basa su funcionamiento en colocar el pasto tropical Vetiver en balsas que se ubican sobre el agua que se va a tratar. Estas plantas son capaces de extraer del agua y del suelo los contaminantes presentes como metales pesados, pesticidas, hidrocarburos e incluso radioactividad, los cuales se acumulan en las raíces de la planta, que actúan como un filtro.

Esta metodología de remediación, que fue fomentada por el Banco Mundial, tuvo su origen a mediados de los años ochenta, al ser implementado como una plataforma tecnológica para la descontaminación de las aguas de riego a través de la fitorremediación con el Sistema Vetiver, para la recuperación de suelos y aguas de la India, emergiendo en la última década como uno de los sistemas más innovadores, debido a su bajo costo y a las bondades que presenta con el medio ambiente.

Resultados del proyecto

Los resultados obtenidos en metales pesados como boro, plomo, manganeso y arsénico fueron óptimos, debido a que la planta logró absorber gran parte del material tóxico que estaba en el agua, permitiendo mejorar su calidad y así ser utilizada para riego.

Al respecto, la Subdirectora de la Fundación para la Innovación Agraria, María José Etchegaray, concluyó “los porcentajes de remediación obtenidos con el Sistema Vetiver son significativos para los estándares agrícolas, esta disminución permitirá cultivar con éxito nuevas variedades que no son habituales en el valle de Lluta como lechuga, maíz dulce, melón y ají cristal chileno”.

Según la explicación de la coordinadora del proyecto, Sandra Ugalde, la iniciativa es de gran relevancia, “porque esta genera la oportunidad de mejorar la calidad del recurso hídrico y del suelo de la región, debido a que por falta de calidad en el agua de riego, los suelos agrícolas se contaminan, lo que limita el rendimiento de los pocos cultivares que se dan bajo las condiciones que presenta la zona, lo que limita la introducción de nuevos cultivos”.

Además, la profesional insistió en que esta es la razón por la que miles de hectáreas quedan en calidad de no productivas, por lo que la introducción de un sistema de remediación de bajo costo, que además es ecológico, permite habilitar suelos que hoy en día no son productivos, “este hecho es muy relevante, ya que la Región de Arica y Parinacota es el abastecedor de hortalizas desde la Primera a la Sexta Región durante la temporada invernal”.

Respecto a las conclusiones técnicas, el objetivo del proyecto se cumplió en un  100% según la especialista, quien concluyó, “introdujimos cuatrocultivares nuevos que no se dan en los valles; melón, maíz dulce, ají cristal y lechuga y en todos obtuvimos altos rendimientos. Además logramos validar y aplicar el sistema de fitorremediación bajo las condiciones locales y se generó mucha información técnica y científica que no existía, por ejemplo, en la fitorremediación del boro. Se logró verificar la eficacia de la fitorremediación con el vetiver en plomo, manganeso y arsénico. Cumplimos con creces todas las expectativas planteadas en esta iniciativa”.

EA/db

/