Sernac recuerda que los consumidores tienen derecho a recibir un trato digno

Las empresas no pueden discriminar arbitrariamente a las personas y tampoco pueden negar injustificadamente la venta de un bien o  la prestación de un servicio. El SERNAC recuerda a las empresas incorporar políticas de buen trato y entregar las facilidades necesarias para que las personas con necesidades especiales tengan acceso al consumo y ejerzan sus derechos como cualquier usuario.

Con el propósito que las empresas cumplan con su deber de profesionalismo, en cuanto a entregar productos y servicios con estándares de calidad, pero además lo hagan respetando la dignidad de las personas, el SERNAC recuerda los derechos de los consumidores en el marco del ‘Día de la Solidaridad’.

El Director Nacional (PT) del SERNAC, Ernesto Muñoz Lamartine, explicó que los consumidores tienen derecho a no ser discriminados arbitrariamente por las empresas, ya sea por sexo, raza, condición social, edad, por poseer alguna discapacidad o por aspecto físico, entre otros aspectos.

La autoridad recordó además que la Ley del Consumidor sanciona la negativa injustificada a la venta de un bien o  la prestación de un servicio, estableciendo que ninguna empresa puede negar la venta de un producto o servicio en las condiciones ofrecidas y dentro del rubro del respectivo negocio.

Ernesto Muñoz señaló que durante el primer semestre del 2014, el SERNAC recibió  cerca de 20 reclamos relacionados con aspectos discriminatorios, los cuales se refieren principalmente a problemas con los pasajes en el transporte.

La autoridad explicó que si bien no son cifras muy altas, cada caso puede representar un daño que va más allá de la vulneración de un derecho relacionado con el consumo, sino que puede implicar un atropello más grave y que afecta la dignidad de la persona.

El Director Nacional (PT) del SERNAC, enfatizó que “en Chile no existen consumidores de primera y segunda categoría, ya que todos tenemos derecho al consumo. Para la Ley, los consumidores no tienen color político, de piel, étnico, camiseta de fútbol o condición sexual. Todos somos iguales”.

Agregó que “recientemente en nuestro país e se aprobó la Ley Zamudio, normativa que refuerza y complementa la Ley del Consumidor, debido a que por ejemplo, define claramente lo que se entiende por “discriminación arbitraria”, lo que nos entrega lineamientos más claros en caso de acudir a tribunales”.

Muñoz es enfático en que en Chile no existen consumidores de primera y segunda categoría, y un cambio cultural en materia de consumo significa entender que todos tenemos los mismos derechos

“Las buenas empresas sabrán incorporar en sus políticas el buen trato y las facilidades necesarias para que las personas con necesidades especiales tengan acceso al consumo y ejerzan sus derechos como cualquier usuario, puntualizó”.

EA