Los juegos inflables, son divertidos y parecen inofensivos. Foto: Meylin Aguilera

SERNAC advierte que los juegos inflables no están regulados ni tienen fiscalización

Los juegos inflables son estructuras, usualmente de telas sintéticas, rellenos de aire que tienen diversas formas: castillos, laberintos, series de obstáculos, casas, toboganes, entre otras, diseñadas para permitir que los usuarios reboten, se deslicen o suban en ellos. Se encuentran tanto en juegos de centros comerciales y restoranes, como en arriendos para fiestas de cumpleaños y otro tipo de actividades recreativas.

En nuestro país no existe una norma técnica específica referida a los juegos inflables, por lo que se trata de un mercado sin regulación y sin fiscalización. Además, de acuerdo a un reporte realizado por SERNAC en 2016, existe una alta presencia de proveedores informales que ofrecen este tipo de servicios, lo que implica un grado de desprotección para los consumidores, dada la presencia de productos posiblemente inseguros, sin garantías ni respaldos asociados.

Es importante destacar que estos juegos son seguros si los riesgos se gestionan adecuadamente y se siguen las indicaciones. Recordar además, que los consumidores tienen derecho a recibir servicios que no atenten contra su salud e integridad y a ser compensados en caso de daños.

Algunos riesgos asociados a los juegos inflables

  • Inestabilidad y volcamiento en condiciones de viento.

  • Desprendimiento del anclaje.

  • Situaciones causadas por la pérdida de presión (el juego se desinfla) por diversas razones, entre ellas la falla o pérdida de la potencia del ventilador.

  • Lesiones de los usuarios por el comportamiento inadecuado de algunos de ellos, lo que se produce por la excesiva cantidad de niños jugando al mismo tiempo, y la falta de separación de los más grandes de los más pequeños.

  • Acceso a partes peligrosas de la maquinaria que se encuentren inadecuadamente protegidos como sopladores, motor y cables, entre otros.

  • Riesgos eléctricos, como electrocución o quemaduras.

Recomendaciones para los consumidores:

Es importante que los consumidores tomen en cuenta una serie de consejos al momento de arrendar, comprar y usar los juegos inflables, pensando siempre en la seguridad de los niños.

En el caso de compra o arriendo de juegos inflables, el SERNAC recomienda hacerlo siempre en el comercio establecido y exigir la boleta.

A la hora de comprar, fíjese que el producto contenga:

  • Rotulación en idioma castellano, de forma clara y legible.

  • Instrucciones de armado.

  • Recomendaciones de uso.

  • Advertencias.

  • Nombre o la marca del fabricante, importador o responsable de la venta.

Si va a arrendar, ponga atención a lo que pudiera incluir el servicio:

  • Tiempos de entrega y retiro del producto.

  • Instrucciones de armado y/o disposición de un encargado para armar y desarmar el juego.

  • Recomendaciones de uso y/o disposición de un monitor para la supervisión de los niños/as.

  • Advertencias.

Otras recomendaciones respecto a la contratación de juegos inflables:

  • Asegúrese de conocer el peso máximo que soporta el juego: tanto el peso neto como el número total de personas.

  • No exceda estos límites.

  • Usualmente un adulto no debiese ingresar a estos juegos, pues la presión ejercida por el peso podría hacer explotar la estructura. Sin embargo, esto dependerá de si el juego es sólo destinado para niños/as o si también es apto para adultos.

  • Averigüe en qué condiciones se puede utilizar (bajo techo o al aire libre).

  • Pregunte si el producto que está arrendando puede ser usado bajo techo o al aire libre, y en qué condiciones de meteorológicas.

  • Usualmente estos juegos no pueden usarse cuando hay demasiado viento, pues existe el riesgo de volcamiento.

  • Averigüe si existen costos adicionales por daños del producto y si la empresa considera un reembolso del dinero en caso de no utilizarse por condiciones meteorológicas.

Consejos de seguridad

  • La asociación americana de pediatría recomienda que los niños menores a 5 años no usen este tipo de juegos.

  • Se debe tener mucho cuidado con la zona donde se debe colocar el inflable: debe ser un sitio llano, de preferencia, un jardín. Lo anterior es para favorecer la estabilidad de la estructura y prevenir volcamientos.

  • Revise las reglas de seguridad con los niños antes de usar el juego.

  • Supervise permanentemente a los niños. Evite que usen los juegos de manera inadecuada, como subirse a partes del juego que no están diseñadas para ello, por ejemplo, los bordes externos de la estructura.

  • Respete el peso máximo recomendado y/o el número máximo de niños que pueden usar al mismo tiempo el juego inflable, la sobrecarga puede afectar la seguridad del juego.

  • Si usted nota que la estructura se está desinflando, independiente de la razón, evacúe a los niños, pues el mayor riesgo de este tipo de juegos es que se desinflen y puedan asfixiarlos.

  • Si el juego lo usaran niños de diferentes edades, divídalos por grupos, pues usualmente los niños más grandes chocan con los más pequeños.

  • Existen ciertas condiciones climáticas adversas en las que este tipo de juegos no pueden usarse, de hecho el viento sobre los 24-40 kilómetros por hora puede volcarlos, poniendo en riesgo la integridad de los usuarios.

  • Mantenga la zona en la que está el motor que mantienen a estos juegos inflados alejada de los niños (aun cuando estén tapados), pues existe riesgos de quemaduras, cortes y lesiones graves.

  • Son los adultos quienes deben promover y enseñar las reglas de seguridad.

Recordamos a los consumidores que puede interponer sus reclamos llamando gratuitamente al número 800 700 100, a través de la página web www.sernac.cl o de forma presencial en cualquiera de nuestras oficinas a lo largo del país.

EA

/