Imagen difundida por las redes sociales de Saffie Rose Roussos.

Saffie Rose Roussos de ocho años, una las víctimas del atentado en el Manchester Arena

Con la identificación de Saffie Rose Roussos de tan solo ocho años, el atentado ocurrido ayer en el marco del concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, deja aún más una estela profunda de desolación y tristeza, debido a la barbaridad de ir por primera vez tras un público masivamente infantil que se reunió en el Manchester Arena, en Inglaterra.

Saffie había asistido junto a Lisa, su madre y una hermana, Ashlee Bromwich, desde su ciudad natal Leyland a Manchester, a unos 50 kilómetros de distancia. Ambas sobrevivientes fueron derivadas a diferentes hospitales, aseguró en twitter, Sandra Laville, corresponsal del diario The Guardian. 

Según relatan los testigos a medios británicos, la explosión se sintió una vez que finalizó la actuación de la cantante, alrededor de las 22:35 hora local, comenzando con las corridas y la desesperación por escapar del lugar. “La gente tiraba sus abrigos y los celulares”, señala la crónica del barcelonés La Vanguardia.

Se había detonado en el vestíbulo un hombre suicida y con ello traía la muerte y la desolación, la más terrorífica en una década para Gran Bretaña. Por su parte, Thereza May, primer ministro de Gran Bretaña, condenó el hecho e informó que “la policía tendría la identificación del autor” de la masacre, confirmó el diario El País de España. 

El público que sigue a la estadounidense Ariana va desde los 6 a 21 años aproximadamente. El atentado terrorista dejó 22 muertos y 59 heridos hasta el momento.

EA/Fuente: The Guardian, La Vanguardia, El País