Rusia 2018: Con sudor y lágrimas, Croacia hace historia y jugará la final

Croacia jugará la primera final de su historia luego de derrotar a Inglaterra 2-1 en un encuentro jugado en el Luzhniki Stadium de Moscú por las semifinales del Mundial de Rusia 2018. Marcaron a los 5′ Trippier (Inglaterra), Perisic 68′ y Mandzukic a los 109′ (complemento).

Nada hacía presagiar un desenlace como este. Fueron dos partidos en uno. Menos cuando al inicio del partido, a los 5′, Tripperi de tiro libre pone lejos el balón ante un desconcertado portero Subasic que se esfuerza por tratar de llegar a él, pero este ya besaba la red. ¡Golazo!

No los movilizó la desventaja a los croatas. Se vio a un equipo sin reacción. Opaco, cansado. Pensando quizás, lo sufrido que fue llegar a esta instancia. De hecho los dos encuentros anteriores los ganó en los penales y se puede encontrar en el cansancio la razón de cómo se vio descompensado en todas las líneas. Sus figuras Modric y Rakitic fueron unos meros fantasmas, que con pinceladas muy pequeñas, aparecían a cada tanto, sin cambiar el panorama.

En cambio, Inglaterra, imponía la velocidad y el equilibrio de un equipo joven (promedio de edad 24 años). Daba la sensación de que el gol del inicio era sólo el presagio para borrar, de una buena vez, los 52 años que han esperado para jugar la final de un mundial. Tuvieron esa energía sostenida. A los 11′ un tiro de corner buscó la cabeza de Maguire y la pelota se fue por arriba. Luego, una equivocación de Striníc que le permite a Sterling habilitar a Harry Kane, pero éste se encontraba fuera de juego. Se palpitaba la segunda conquista de los ingleses. Tan así que Kane se pierde un gol increíble a los 29′ cuando ingresó al área, remató pero el balón dió en el palo y salió mordiendo el arco. Después, Inglaterra se fue diluyendo. Intentó Lingard a los 35′ , quien trató de colocar la pelota lejos de Subasic pero sin éxito. Así, sin ideas claras, finalizó el primer tiempo.

En el segundo, no varió la dinámica del juego. Inglaterra sosteniendo el balón y creando oportunidades, pero sin llegar a fondo. Corrían los 67′ y llegó la sorpresa. Como un mago sacando un conejo del sombrero, Vrsaljko desde su esquina centra al área chica y aparece Perisic, colocando el 1-1. A partir de la paridad, fue otro cuento. Las dos selecciones se pusieron el overol y fueron a buscar la diferencia. Casi lo tuvo Croacia a los 71′ cuando Perisic hizo tambalear a Inglaterra con ese tiro en el palo. Cinco minutos más tarde es el inglés Lingard quien se lo pierde, cuando no alcanza a tocar el balón que cruzaba el área de Subasic.

En el complemento, a los 108 minutos, tras un cabezazo, luego de un centro en el área de los ingleses, la pelota que cae hacia Manzukic, y este, en movimiento, que la agarra a la pelota de sobrepique superando al buen portero Pickford, colocando el 2-1 final. No pudo ser para Inglaterra que llegó con una buena camada de futbolistas jóvenes. Croacia, por su parte, se tendrá que preparar para escribir de puño y letra su nombre en el gran libro de la historia  del fútbol. Una favorita Francia la espera en la final.

EAN/css

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.