Un proyecto avalado por la Fundación de Innovación Agraria que busca la revalorización del Patrimonio Quesero de la Agricultura Familiar del Camino Real de la Región de Los Lagos.

Queseros de la región de Los Lagos logran insertar al mercado producto premium artesanal

Lograr un queso de sabor único de forma asociativa e insertarlo en los mercados gourmet como un producto premium artesanal, fue el objetivo del proyecto Revalorización del Patrimonio Quesero de la Agricultura Familiar del Camino Real de la Región de Los Lagos”, iniciativa que fue liderada por la UNAF en asociación con la Cooperativa Tierra Nuestra emplazada en el territorio del Camino Real.

Apoyado por la Fundación para la Innovación Agraria, a través de su programa de Rescate y Valorización del Patrimonio, el proyecto permitió que los 10 productores, pertenecientes a la cooperativa Tierra Nuestra, lograran en conjunto producir el queso de Camino de Real, enfocando el trabajo en áreas tan importantes como el patrimonio, asociatividad y comercialización.

Para cumplir con los ejes que nos propusimos, el tema patrimonial lo trabajamos con un historiador que logró dar el contexto cultural que encierra la historia del Camino Real, en tanto en el área comercial se realizó un estudio de mercado a un segmento de la población en Santiago, además de capacitaciones de comercialización y de asociatividad a los productores participantes”, indica la coordinadora de la iniciativa, Catherine Vargas.

Para el ejecutivo de FIA, Fernando Contreras el desarrollo de este proyecto ha sido emblemático, pues incorporar un sello diferenciador los hará tener una herramienta potente para que los pequeños productores agropecuarios puedan agregar valor al queso que están produciendo con identidad. “El siguiente paso es asegurar la calidad de lo que se produce y finalmente poner estos elementos juntos y por qué no aspirar a una certificación de origen, lo que daría una protección al producto frente a imitaciones”, agrega Contreras.

El Camino Real es una vía que fue ideada por los conquistadores españoles en el siglo XVI y habilitada en el siglo XVIII; era una ruta de vital importancia para la zona, ya que unía Valdivia con la caleta de Carelmapu y de ahí a la ciudad de Ancud, en Chiloé.

En la actualidad el trazado original existe y es posible recorrerlo por el camino desde Rahue Alto a partir de la avenida Real para llegar primero a la villa de Riachuelo. La ruta en general es desconocida y está llena de parajes pintorescos y emprendimientos turísticos, que a su vez pretenden generar un circuito para viajeros.

Y bajo este contexto se encuentra la producción de este queso típico de esta zona, es por esta razón que podría tener todos los elementos para alcanzar una denominación de origen, aspectos que se quieren comenzar a trabajar.

Hasta el momento se ha logrado posicionar el queso en el círculo gourmet, a través del mejoramiento del producto, cambiando aspectos pequeños en la receta y estandarizando el proceso. Es así como se ha podido obtener un queso de sabor firme, con una maduración de 2 a 3 meses, pero sin perder el sabor artesanal.

Finalmente en el éxito de la iniciativa un rol fundamental lo ha jugado la asociatividad “hemos potenciado la organización de un grupo de productores, que es primordial en el desarrollo futuro de los productores, ya que solo a través de este mecanismo podemos logra un desarrollo económico y social donde todos se benefician”, añade Fernando Contreras.

EA

/