Imagen de Archivo. Jóvenes charlando sobre la prevención del VIH.

Por primera vez, nuestro país se suma al Día Internacional del Condón

Por Leonardo Arenas / Coordinador en Chile de la ONG AIDS Healthcare Foundation

El Día Internacional del Condón, se celebra desde el 2012 todos los 13 de Febrero, para incentivar su uso responsable y prevenir enfermedades de transmisión sexual. Fue propuesto y establecido por la AIDS Healthcare Foundation (AHF) y por primera vez este año, Chile su sumó a esta conmemoración.

Existe consenso entre las organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y ONUSIDA, los Programas de Control y Prevención del VIH en diversos países y las ONG dedicadas a dar respuesta a la epidemia, que es posible llegar al año 2030 sin Sida. Las dudas respecto de este logro, provienen de una excesiva medicalización de la enfermedad, aunque la evidencia actual demuestra que diagnosticando e iniciando un tratamiento tempranamente, las personas podrían tener un estatus de carga viral indetectable, lo que disminuye en un 97% la posibilidad de transmitir el VIH.

Si bien, en un primer momento, las redes de la sociedad civil organizada en el trabajo del VIH se opusieron a dicha medicalización, hoy han ido incorporado además las estrategias de testeo, atención y tratamiento, sin dejar de lado la prevención y el alerta al Sida, en lo que se conoce como “Prevención combinada”.

¿Cuál es el panorama a nivel nacional? Según la última Encuesta Nacional de Juventud de 2012, el uso de métodos anticonceptivos en la última relación sexual se incrementó de un 17.9% en 1997 a un 87.9% en 2012, lo que ha permitido ser optimista con las medidas preventivas en las que incurren las/os jóvenes iniciados sexualmente y las campañas de prevención del embarazo en adolescentes y de VIH y Sida. Al desagregar los datos, el uso del condón es mencionado como el método preventivo más usado en la última relación sexual, alcanzando un 49%. En segundo lugar (38%) se ubica la píldora anticonceptiva. Mientras el condón es más mencionado por los hombres, en las mujeres lo es la píldora. Esto se debe a que una de las principales razones para usar métodos anticonceptivos es prevenir un embarazo, seguido de protegerse del VIH y Sida, quedando relegado a un tercer lugar el cuidarse de otras infecciones de transmisión sexual.

Por su parte, la Encuesta de Salud de 2016 revela un promedio cercano al 35% de prevalencia por uso de preservativo, en los últimos doce meses, en la población iniciada sexualmente mayor de 15 años. A nivel educacional, quienes tienen más de 12 años de escolaridad, declaran mayor uso de preservativo y se han realizado en mayor número el examen de VIH, doblando en promedio a quienes tienen un nivel educacional medio (más de 8 años y menos de 12 años). Un dato no menor, es que la población urbana declara más uso de preservativo y examen de VIH,  que la población rural.

Considerando la realidad nacional, la reciente modificación de la Ley Nº 19.779, más conocida como Ley del Sida, permitirá a las/os adolescentes solicitar el test de VIH sin consentimiento de sus padres o adultos responsables, lo que implica un mayor compromiso con las campañas de información y prevención del VIH.

Pese a este importante avance, es fundamental que el Ministerio de Educación cumpla con la Ley 20.419 y promueva programas de educación sexual integral, que favorezcan en las/os adolescentes la toma de decisiones informadas respecto del ejercicio de su sexualidad, más aún si se considera que Chile no ha cumplido a cabalidad con los acuerdos internacionales en esta materia, lo que nos sitúa como el país con menos avances en el ámbito de la educación sexual.

EA/la

/