PDI investiga grave daño a patrimonio arqueológico del norte

Bidema, con jurisdicción en las regiones XV y I, recibió una orden amplia de investigar destrucción de geoglifos, desde la Fiscalía Local de Pozo Almonte.

Una orden amplia de investigar emanada desde la Fiscalía Local de Pozo Almonte activó las primeras diligencias de la PDI, tendientes a esclarecer el grave daño causado por huellas de vehículos todoterreno a 35 geoglifos prehispánicos del Cerro Tentación, sector de Pampa Hermosa, en la Región de Tarapacá.

Esta investigación sucede a una denuncia que interpuso de oficio la Brigada Investigadora de Delitos Contra el Medio Ambiente Arica y Parinacota ante el Ministerio Público, debido a la magnitud de la destrucción patrimonial que afectó al macizo ubicado a 1.171 metros sobre el nivel del mar.

Este miércoles 13 de enero oficiales de la Bidema Arica y peritos del Laboratorio de Criminalística (Lacrim) Iquique concurrieron al cerro ubicado en las coordenadas 20°42’0” S y 69°51’0” W, para comenzar a esclarecer este delito, sancionado en la Ley 17.288 de Monumentos Nacionales con pena de presidio menor en su grado medio a máximo y multa de 50 a 200 unidades tributarias mensuales.

Para acceder a la zona donde ocurrió el daño arqueológico, los detectives cubrieron una caminata de cuatro kilómetros de ida y vuelta (ocho en total), en compañía de funcionarios municipales.

El jefe de la Bidema, subprefecto, Pablo Ibarra Cordero, explicó que en el pasado se habían registrado situaciones aisladas de daño a figuras patrimoniales en las regiones primera y decimoquinta, pero “no a este nivel”, en alusión a la enorme cantidad de huellas de neumáticos 4×4 sobre los dibujos hechos con piedras de distintas tonalidades.

En cuanto a la complejidad que pueda plantear el esclarecimiento del caso, indicó que “este tipo de patrimonio es un tema que hemos venido trabajando, por lo tanto, sabemos qué solicitar para que esta investigación sea más expedita”.

La orden de investigar fue emanada por la fiscal de Pozo Almonte, Jocelyn Pacheco Salcedo, a la Bidema Arica y Parinacota, unidad policial que tiene amplia jurisdicción en las regiones I y XV.

El subprefecto Ibarra adelantó que la investigación del caso deberá esclarecer, entre otras cosas, si los daños fueron cometidos por “personas naturales o la organización de algún evento”.

Los geoglifos corresponderían al período intermedio tardío (entre los años 900 y 1350) y habrían sido hechos por quienes transitaban en la zona.

EA/rb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.