Papelón Argentino: Cristina Kirchner no irá a la asunción de Macri

En una telenovela política de alto riesgo se convirtió la trama que terminó de envolverlos a todos, como es lo que pasa con la asunción del nuevo presidente de los argentinos, Mauricio Macri. En un nuevo capítulo, la Presidenta saliente Cristina Fernández de Kirchner anunció hoy a través del Secretario de la AFI, Oscar Parrilli y del Secretario de la Presidencia, Wado de Pedro, que no están dadas las condiciones para que la actual mandataria participe de la entrega de los destinos del país al presidente electo Mauricio Macri, este próximo 10 de diciembre.

El conflicto político por el lugar en donde el presidente electo recibiria el cambio de mando, en la Casa Rosada o en el Congreso Nacional, comenzó una vez que el oficialismo perdió las elecciones hace unas semanas por 3 puntos ante el pacto Cambiemos y que hoy, con un dictamen del fiscal Jorge Di Lello, el cual establece que el mandato de Mauricio Macri comienza a las 0:00 hs del jueves 10 de diciembre, acrecentó las diferencias hasta hacerlas irreconciliables. Se infiere superficialmente que Cristina no quiere una foto con Macri, bajo ninguna circunstancia.

Así, la situación se les fue de las manos a los políticos trasandinos, demasiadas conspiraciones, celos y egoísmos. La respuesta del gobierno fue: “Alertamos que con este dictamen del fiscal, la Argentina no va a tener durante 12 horas un presidente”, aseveró Parrilli.

El amparo macrista fue a dar a la jueza Maria Servini de Cubría quien resolverá acerca de este pedido. Sin embargo, desde el Kirchnerismo ya dieron por cerrada la participación de su líder en la asunción del ingeniero Macri, diciendo que la presidenta Kirchner no quiere ser acusada de usurpacion de titulo.

Días antes

Los rumores de si Cristina le entregaría la banda y el bastón al electo Macri fue charla de café para los porteños. Muchos se inclinaron a que eso no iba a suceder por la trayectoria del Kirchnerismo a lo largo de estos 12 años. ¿Qué sucedió? La mala relación con los medios y con una parte de la sociedad.

El gobierno saliente estuvo al borde de un presidencialismo extremo y se manejó durante estos años con rigor contra quienes fueron opositores. Sumado a eso, el manejo que se hizo del Indec, donde se tiño de un manto de sospecha las cifras de la inflación y de la pobreza. También lo sucedido con el oligopólico diario Clarín, avalado en su momento por Néstor Kirchner, permitiéndole una fusión de su señal de cable,  Cablevisión con Multicanal, convirtiéndolo en una de las más grandes de la tv paga de Latinoamérica. Pero algo ocurrió, un secreto que aún no se destapa, solo comentarios de pasillos, y que de pronto quebró la relación entre el medio más popular del país trasandino con el Gobierno Kirchnerista. Un castigo similar lo sufrieron periodistas y empresarios que no eran afines al modelo político. Del Kirchnerismo nunca hubo una autocrítica y sí mucha soberbia, que por contraparte, cualquier proyecto que llevaran adelante por muy bueno que sea, no recibía los parabienes del caso.

La sociedad en su conjunto quedó entrampada en esta disputa de buenos y malos creada por el gobierno, pero estuvo más preocupada por el día a día, con la suba de los precios, el rebrote de la inseguridad y la temerosa inflación. En el plano estético, afloró con los años el término más poderoso que construyó el peronismo: el gorilismo. Así, con esta palabra se atomizó a los que estaban en contra del modelo Kirchnerista, cualquiera fuera su procedencia política y de paso, produjo un quiebre social y lo dividió en dos bandos, provocando una herida que tardará de recomponer a la nación vecina, ¿y en el medio?

Un hecho gravísimo como fue la muerte ¿asesinato? del Fiscal Federal Alberto Nisman, un dia antes de exponer en el Congreso Nacional (el lunes 19 de enero 2015) sobre una acusación que tenía el fiscal contra la mandataria Fernández de Kirchner. El fiscal estaba a cargo de una investigación contra el atentado de la AMIA y acusaba a la presidenta de proteger a los iraníes imputados. Pero apareció muerto. De película.

Para redondear a este país dividido. Cuando asuma Macri, la actual Presidenta estará viajando a acompañar la asunción de su cuñada Alicia Kirchner como nueva Gobernadora de Santa Cruz. Su hijo Máximo Kirchner salió electo diputado.

Así los trasandinos, a dos días de la asunción presidencial, están nuevamente en el centro de la escena internacional viviendo uno de los papelones políticos más grandes de que se tenga memoria desde que llegó la democracia a este gran país. Uno, que aunque le pese, debe ser el granero del mundo.

EA/css

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.