En el centro de la imagen, Alejandro Véliz.

Pacha Utha, agricultor y ganadero cumple el sueño de su vida

Iniciar un emprendimiento turístico con un hospedaje rural que le permitiera recibir visitantes de todo el mundo y mostrarles las bondades y los bellos paisajes de su tierra, en la pre cordillera de Putre, Región de Arica y Parinacota, fue el sueño de toda la vida del agricultor y ganadero Alejandro Véliz Nave de la localidad de Ticnamar.

Hoy, este usuario del Programa de Desarrollo Territorial Indígena, PDTI Indap -Conadi, podrá ver realizados sus deseos, cuando abra las puertas de “Pacha Utha” o “Casa de Tierra” en aymara, emprendimiento familiar de turismo rural que logró concretar gracias al significativo incentivo económico entregado por el Programa de Desarrollo de Inversiones, PDI, del Instituto de Desarrollo Agropecuario, INDAP.

“Con la entrega de estos recursos, que superan los 13 millones de pesos y están compuestos por un crédito a largo plazo y un incentivo no reembolsable, estamos cumpliendo con uno de los objetivos centrales que tiene el Programa de Desarrollo Territorial Indígena, que busca fortalecer iniciativas que nacen de los usuarios, sus propias ideas, a través de proyectos que nos permitan rescatar parte de la cultura andina ancestral de los pueblos de Parinacota, su relación con la tierra, con sus animales y el medio ambiente”, destacó Charlie Guaringa Olmos, jefe de la oficina de área Parinacota de Indap.

Estos recursos permitirán restaurar y ampliar una vivienda andina de dos pisos, ubicada en una de las cuadrículas centrales del pueblo, manteniendo sus características de autenticidad y seguridad y, al mismo tiempo, adaptándola para recibir a los turistas que vengan a disfrutar y conocer la cultura andina tradicional.

“La idea es construir en quincha, que es un material muy parecido al que se usaba ancestralmente, que se realiza en barro, e instalar una hospedería con cuatro habitaciones, con capacidad para 8 personas, porque queremos fomentar el turismo rural entregando servicios de calidad y evitar el despoblamiento, que es uno de los principales problemas de nuestros pueblos”, explicó Alejandro Véliz hijo.

El terreno donde se emplazará el hospedaje tiene 350 m2, de los cuales 85 metros cuadrados serán destinados a la propuesta arquitectónica, la que de acuerdo con la planificación del proyecto, que estará a cargo de Pirca Arquitectos, estaría en condiciones de abrir sus puertas en diciembre de 2017.

EA/pg/css

/