Opinión: Eliminar cláusulas abusivas uno de los objetivos de Sernac

Por Rosa Cortez, 

(Directora Regional de SERNAC Región de Arica y Parinacota)

Eliminar las cláusulas abusivas en los distintos mercados ha sido uno de los objetivos de la gestión del SERNAC en los últimos años.

Pero, ¿qué son las cláusulas abusivas? Son aquellas disposiciones que se encuentran en los contratos denominados de adhesión, es decir, que son redactados y ofrecidos por las empresas, pero no son negociados ni conversados entre las partes.

Las cláusulas abusivas son contrarias a la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores (LPC), porque ponen en una situación de abuso a la empresa en desmedro del consumidor. Por eso, la Ley prohíbe toda otra clausula contraria a la buena fe, que cause un desequilibrio importante en las prestaciones de las partes, en perjuicio del consumidor.

Generalmente resulta complejo para los consumidores identificar las cláusulas abusivas. Entre las más comunes se encuentran aquellas donde las empresas limitan su responsabilidad en caso de robo, hurto o algún siniestro; o donde declaran anticipadamente que no responden por sus incumplimientos; o cuando incluyen barreras de salida para el consumidor, pese a que en muchos casos es evidente la mala calidad del servicio entregado.

Este tipo de prácticas afectan en mayor medida a los consumidores más vulnerables, ya que una cláusula abusiva los desinforma en sus derechos, pues los hace creer que sólo por estar escrita en un contrato, es válida.

La preocupación del SERNAC por que las cláusulas abusivas se traduce en que actualmente tenga abiertas 37 mediaciones colectivas con diferentes empresas; y desde el 2013 a la fecha, se han cerrado otras 56, de las cuales 43 tuvieron resultado favorable, es decir, los proveedores ajustaron dichas disposiciones.  De las mediaciones colectivas con cierre desfavorable, el Servicio demandó colectivamente a 12 de estas empresas.  

 Paralelamente, el Servicio ha revisado en los últimos años contratos de adhesión de mercados tales como retail, mercado inmobiliario, universidades, clínicas, entre otros. En este contexto, es importante que los consumidores recuerden que además de la no existencia de cláusulas abusivas, tienen derecho en  materia de contratos. Por ejemplo, lo ofrecido o prometido, tanto en la venta como en la publicidad, es parte integrante del contrato.

Por otro lado, los contratos no deben tener una letra chica, es decir, su tamaño mínimo es de 2.5 milímetros. Asimismo, los contratos entregados para ser firmados, deben estar escritos en español, con letra clara y legible, como también ser fáciles de entender.

Como SERNAC hacemos un llamado a los consumidores a revisar los contratos y nunca firmar antes de leer bien de qué se trata. Además, como muchas veces las personas necesitan firmar el contrato, aun encontrando cláusulas de este tipo, el llamado es hacer el reclamo ante el Servicio.

EA/rc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.