Opinión: Chile no cumplió los objetivos en Brasil 2014

Por Roberto Berrios

“No conseguimos lo que veníamos a buscar”, dijo el volante de la selección nacional Marcelo Díaz apenas sentenciada la eliminación de la ‘Roja’ en la Copa del Mundo Brasil 2014 a manos del cuadro local, 3-2 por penales, luego de igualar 1-1 en tiempo de alargue. Y el siguiente análisis así lo que demostrar. Si usted quiere que todo fue lindo, siga de largo, se lo recomiendo.

El jugador del Basilea suizo suele ser frío y certero en el análisis, uno de los tipos más pensantes al interior de la plantel que dirige el argentino Jorge Sampaoli, quien prácticamente lo rescató del ostracismo y lo hizo uno de sus preferidos. Lejos del ruido que meten hombres como Arturo Vidal, Gary Medel y Alexis Sánchez, quienes hasta el hartazgo prometieron ser “campeones del mundo”, sin mayor sustento futbolístico, menos histórico, en una expresión más bien de barrio, el jugador formado en la ‘U’ da en el clavo, porque en la previa las expectativas eran desmesuradas y la realidad era otra.

La autodesignada “mejor generación de la historia de Chile” se suponía que escribiría la mayor página en la historia del fútbol criollo, pero quedó en evidencia que la ‘Roja’ apenas tenía 4 tipos del primer nivel europeo (Bravo, Medel, Vidal y Sánchez) y con sólo Arturo Vidal 100% consolidado en un gigante como la Juventus. El resto juega en equipos de nivel medio, otros juegan poco y otros no juegan casi nunca, como el caso de Mauricio Isla, quizás la mayor decepción en el certamen planetario.

El estilo impuesto por Marcelo Bielsa desde principios de los 90′, para que resulte y sea efectivo, requiere de un nivel físico de velocista y que a la vez los jugadores rindan 100% en lo técnico. Es obvio que a mayor velocidad, mayor es la posibilidad de cometer errores o no hacerlo tan bien, si usted quiere. Y la escuadra roja claramente NO tiene un equipo y menos un plantel de tales características. Son una suma de voluntades, pero de talento poco. Cuántos tipos son capaces de superar a un rival en el enfrentamiento individual: Sólo Alexis. Encara y dribblea, pero nadie más.

Aunque suena de perogrullo, para ganar hay que atacar, pero atacar bien y Chile no lo hizo en esta Copa del Mundo. Sí, aunque el esfuerzo hecho por los muchachos instaló en el medio, en los hinchas y en algunos analistas, que se jugó bien, ello no fue tal. La orfandad ofensiva del ganoso Alexis Sánchez es el mejor ejemplo. Como nadie lo asistía, se vistió de creador, viniendo a recuperar muy abajo el balón, intentando luego dribblear a medio mundo, llegando sin fuerzas ni chispas arriba, ya que Eduardo Vargas no fue factor y prácticamente pasó desapercibido, más allá de buenos momentos ante España. ¿Por qué no jugó Jorge Valdivia en los dos últimos duelos? Yo también me lo pregunto. Era el llamado a abrir las compuertas y el seleccionador no lo utilizó. ¿Quiso aguantar los penales ante el ‘Scratch? Me parece que sí.

Precisamente, el lance ante los hispanos (victoria 2-0) fue el único de los cuatro disputados donde la ‘Roja’ fue claramente superada en el dominio del balón: 44% para los nacionales y 56% de tenencia para los dirigidos por Vicente del Bosque. Ante Australia fue 62-38, ante Holanda 64-36 y ante Brasil un parejo 49-51. Pero ello no se tradujo en efectividad ante el arco, pues ante los naranjas, por ejemplo, se registró UN tiro dentro de los tres palos. UNO, el de Alexis tras sortear a un rival en planea área y disparar al primero palo. Luego, ante los verdeamarelhos, la realidad indica que los dirigidos por Luiz Felipe Scolari probar 23 veces, contra 13 de los chilenos. En cuanto a los tiros entre los maderos, fueron 13 para el ‘Scratch’ y apenas 5 para la ‘Roja’. Ahora, ¿siguen pensando que Chile mereció ganar si tuvo menos chances que el rival? A mi me parece que no. Que todo se nubla por el esfuerzo.

Es el esfuerzo es destacable, sin ninguna duda. Pero habría que preguntarse si Alemania no corre, si México no corre, si Holanda no corre, si Estados Unidos no corre, si Argelia, de impresionante partido ante los germanos no corre. También habría que cuestionarse si Costa Rica y Colombia no corren. Dejo a propósito a estos dos equipos para el último, porque son ejemplo de que se puede compatibilizar juego y despliegue. Los ‘cafeteros’ son uno de los mejores equipos de la Copa del Mundo. Podrán perder en cuartos de final con Brasil, pero combinan el despliegue físico y el fútbol vistoso, tienen 100% de rendimiento, con la segunda mejor delantera y el arco menos vencido, con el talentoso James Rodríguez como estandarte, símbolo de la exquisitez de la vieja tradición de la escuela iniciada por ‘Pacho’ Maturana.

A propósito, usted ha escuchado o leído que los players colombianos se han levantado como la “mejor generación de la historia de Colombia” ?. No. No porque van con la humildad como principio y porque no se imaginan faltarles el respeto a tipos como el ‘Pibe’ Carlos Valderrama, Bernardo Redín, Arnoldo Iguarán, Leonel Alvarez, René Higuita, Freddy Rincón, Faustino Asprilla, John Jairo Trellez o el ‘Tren’ Adolfo Valencia, entre otros tipos que marcaron a toda una generación y que será recordada por la goleada 5-0 a Argentina en el mismísimo Estadio Monumental de River Plate, por las Eliminatorias 1994.

Para ser la mejor generación no basta con un par de nombres. Hay que tener un plantel completo, con el respectivo recambio y en ‘Brasil 2014′ no se tuvieron sustitutos para Gary Medel, Arturo Vidal, Jorge Valdivia, Marcelo Díaz y Eduardo Vargas, por ejemplo. Fueron 11 o 12 nombres y no alcanzaba para más.

Se me viene a la mente los planteles de la ‘Roja’ entre 1987 y 1994 (los mismos 7 años que han pasado desde 2007 a 2014), donde se tuvo a grandes arqueros de la talla de Roberto Rojas (el mejor de la historia), Mario Osben, Oscar Wirth, Marco Cornez, Patricio Toledo (Mejor de América 1991). El gran dolor de cabeza en los últimos años han ido los defensores centrales. Mire el lujo que nos dabamos en aquella época: Fernando Astengo, Eduardo Gómez, Ricardo Toro, Hugo González, Héctor Puebla, Lizardo Garrido, Javier Margas, Miguel Ramírez, Ronald Fuentes y otros. Me olvido de otros defensores como Héctor Puebla o Gabriel Mendoza, que corrían toda la cancha.

En el caso de los volantes, tipos como Jaime Pizarro, Jorge Contreras, Osvaldo Hurtado, Juvenal Olmos, Jaime Vera, Jaime Ramírez, Alejandro Hisis, Fabián Estay, Nelson Parraguez, Mario Lepe, Patricio Mardones o José Luis Sierra eran alternativas válidas. Por último, en la ofensiva teníamos a Patricio Yañez, Juan Carlos Letelier, Ivo Basay, Iván Zamorano, Hugo Rubio, Marcelo Vega y aparecía Marcelo Salas, el mayor goleador histórico del representativo criollo.

Sigue pensando que desde 2007 a 2014 es el “mejor plantel de la historia” ? Otra cosa es que los tipos jueguen en Europa y algunos pocos en grandes equipos, pero eso es algo que se ha dado en todos los países, no sólo en Chile, porque además cuentan con grandes representantes o agentes que los ubican muy bien, porque muchos apenas si juegan. No cabe duda que varios de los citados antes hoy estarían en la gran órbita.

Ahora, prometer “ganar la Copa América” como lo hicieron varios próceres es caer en lo mismo, porque esto es fútbol y no se puede asegura nada. Te puedes ir fuera por un tiro en un palo o por una definición a penales. Mejor ir piola, callado, trabajar y rendir en cancha. Hablar menos y jugar más. Correr menos y jugar más. No gana el que corre más, casi siempre gana el que juega más.

Por Roberto R. Berríos S.

@rberrioss

EA/db