Muerte de Fidel: Hoy la derecha en Chile sacó la voz en el ámbito público. Pero en privado....

Ni ángel ni demonio: La derecha chilena seducida por Fidel Castro

Por Bosco Martínez Fuentes, abogado

Con motivo de la muerte de Fidel Castro, la derecha chilena mostrando sus “credenciales democráticas” ha salido a condenar el régimen cubano calificándolo de dictadura y a su líder de dictador, pretendiendo un empate al comparar la dictadura de Pinochet con el régimen cubano. Cada uno podrá tener su opinión personal y la ciencia política nos podrá ilustrar al respecto.

Pero uno de los hechos políticos más llamativos, es la seducción que provoca la figura de Fidel Castro en la derecha chilena. No me voy a detener a constatar la admiración que aún produce en la izquierda chilena, la marxista, la marxista leninista, la de raigambre cristiana y la de origen laico. Estoy intrigado en conocer la explicación de la derecha chilena para tanto respeto y devoción. Pues, se puede entender la profunda y transversal admiración que generó en sus inicio la revolución cubana y en particular la figura de su líder; sin embargo, me resulta curioso que 30 años después – durante toda la década del 90 y parte de la década siguiente – pudimos observar un constante peregrinar de los líderes de la derecha chilena a la meca del comunismo, y cada viaje comprendía una visita obligada a Fidel Castro con una aparatosa cobertura de los medios de comunicación. La lista puede ser interminable, pero daremos algunos ejemplos: Manuel Feliú Presidente de la CPC el año 1991; Andrés Allamand antes y después del accidente de su hijo; Sebastián Piñera el año 1995 siendo senador de la República; y cuatro años antes de dejar el poder, Fidel Castro es visitado por Joaquín Lavín y Manuel José Ossandón el año 2002, siendo ambos alcaldes de Santiago y Puente Alto, respectivamente.

Antes de condenar al régimen cubano y calificar de dictador a Fidel Castro, la derecha chilena debe explicar cuál de las cualidades personales de Fidel Castro, llevó a sus principales líderes a tomar un avión y con toda la cobertura mediática del caso reunirse con el líder de la revolución cubana.

Esta profunda admiración y respeto que los líderes de la derecha chilena han expresado por Fidel Castro hacen imposible una comparación con el dictador Pinochet; nadie puede imaginar que un adversario y menos un militante de la izquierda se podría haber fotografiado con el tirano chileno.

Sin embargo, el embrujo que provoca la figura de Fidel Castro es tal, que ni la derecha chilena se pudo resistir a su encanto.

EA/bmf/css    

/