Los primeros meses de vida son vitales para un bebe. En la imagen, Emma. Imagen de archivo EANOTICIAS.COM

La importancia de los primeros meses de vida, ¿qué hacer?

Por Silvana Brukman, psicóloga*

Mucho se escribió y se opina acerca de qué es bueno y que no, qué esta bien y qué esta mal, con respecto a la mejor forma de “criar” a nuestros hijos, sobre todo en los primeros meses de vida.

Que si lo hacemos “upa” lo malcriamos, dicen algunos. Pero que si lo dejamos solo, lo traumamos. Lo mismo, si lo dejamos dormir con nosotros o no, en nuestra cama. Si toma la teta todo lo que quiere, o los diez minutos estrictos que nos recomiendan los pediatras. Si les damos de mamar hasta los 3 años porque es la nueva tendencia, o hasta los 6 meses cuando ya le comienzan a salir los dientes y ya empiezan a comer papillas (¿y si me muerde?).

¿Qué hacemos?

Lo cierto es que vamos a encontrar distintas teorías con distintas concepciones y distintas respuestas, cada una con su fundamento.

Vamos a tomar un concepto de Donald Winnicott, el de “madre suficientemente buena”, que según el autor, “no es la madre perfecta” (hablamos de la madre biológica o quien cumpla con la función materna), sino, la que reconoce las necesidades de su bebe, y está ahí cuando su bebe la necesita. Le presta atención, lo observa, y cumple con estas tres funciones básicas:

De sosten (holding) emocional, de contencion afectiva.  La madre que sostiene al bebé con tranquilidad (sin miedo a dejarlo caer), adecuando la presión de sus brazos a las necesidades de su bebé, lo mece con suavidad, le susurra o le habla cálidamente. Proporcionándole la vivencia integradora de su cuerpo y una buena base para la salud mental. El sostenimiento facilita la integración psíquica del infante.

De manipulacion o manejo, es el modo adecuado de manipular y cuidar corporalmente a un bebe. Facilita la coordinacion, la experiencia de funcionamiento corporal y de la experiencia del si-mismo (self). Le permite al niño conocer su propio cuerpo.

Presentacion objetal, consiste en mostrarle al bebe gradualmente los objetos (se refiere tanto a objetos materiales como a personas) para que comience a relacionarse con ellos  y le permita desarrollar su capacidad de habitar el mundo.

Escuchar a nuestros hijos, observarlos y estar atentos a sus necesidades, son  los pasos básicos imprescindibles en el cuidado del bebe y cuando van creciendo, una madre sabrá cuando comienza el proceso natural de separación.

EA/sb/*Licenciada en Psicología de la Universidad de Belgrano, Argentina.  

/