El vestigio de una situación macabra y que ahora va a un análisis exhaustivo por parte de la PDI.

La dentadura con marcas lo que más llama la atención de osamentas halladas en trabajo de desminado

La Brigada de Homicidios de la PDI investiga en Arica el caso de un esqueleto humano que presenta particulares marcas en su dentadura, las cuales podrían resultar claves para identificar el cuerpo.

Las osamentas fueron halladas el martes 19 por personal del Ejército que realiza trabajos de desminado, en un sector ubicado al sur de Quebrada de Escritos, a escasa distancia de la frontera norte de Chile.

Uno de los dientes incisivos del individuo tiene una singular estrella de cinco puntas grabada en un material que podría ser oro. La pieza resulta más llamativa aun, porque no está sujeta al maxilar superior, a través de la raíz, sino por los dientes que la rodean, los que a su vez lucen una especie de cobertura plateada.

El cuerpo fue hallado a ras de tierra, 350 metros al este de la carretera 5 Norte, en las cercanías del Hito 11. Al lugar concurrieron la BH y el Laboratorio de Criminalística de la PDI por instrucciones de la fiscal Jocelyn Castillo.

El comisario Carlos Bartheld, jefe de la BH, indicó que las osamentas fueron levantadas por especialistas del Ejército por los riesgos que encierra este campo minado.

“En primera instancia, se trata de un cuerpo con muchos años en el lugar, mínimo diez años, según lo que pudimos observar, pero la especificidad de la data será determinada con los peritajes respectivos”, aseguró el oficial policial.

Asimismo hizo un llamado a la comunidad a observar las marcas de la dentadura con el fin de aportar a la policía antecedentes que puedan servir para dar con la identidad del fallecido.

Las osamentas serán enviadas al Servicio Médico Legal para determinar el sexo y la data de muerte, entre otras cosas.

Por su parte, el comandante de la Compañía de Desminado Humanitario, mayor de Ejército, José Carrasco Medina, dijo que los restos fueron hallados tras comenzar un trabajo de demarcación de la zona, paso previo para el despeje de artefactos explosivos.

Describió que los restos óseos “estaban esparcidos no más allá de cinco metros” a la redonda y precisó que entre otras cosas también se halló “su ropa muy deteriorada”.

Consultado por evidencia de una eventual explosión que haya desencadenado la muerte de la persona encontrada, manifestó que “eso es lo que vamos a ver ahora”.

Tanto el comisario Bartheld como el mayor Carrasco destacaron la coordinación que ha existido entre ambas instituciones durante el último tiempo para investigar situaciones ocurridas en la frontera, como hallazgos de drogas y osamentas.

EA

/