El director nacional de INDAP, Octavio Sotomayor, durante su Cuenta Pública 2016.

INDAP da a conocer sus principales desafíos para este año 2017

Reconstruir las unidades productivas de la Agricultura Familiar que resultaron dañadas por los incendios forestales (O’Higgins, Maule, Biobío y La Araucanía) y los aluviones (Atacama), profundizar el trabajo participativo con los pueblos originarios y consolidar las iniciativas del Programa de Comercialización, son los principales desafíos de INDAP para este año. Así lo anunció el director nacional de la institución, Octavio Sotomayor, durante su Cuenta Pública 2016, período en que la institución trabajó con 158 mil pequeños productores.

Sotomayor hizo una revisión de los logros y futuras tareas del servicio en una ceremonia realizada en la Contraloría General de la República, la que fue encabezada por el ministro de Agricultura, Carlos Furche, y contó con la presencia de representantes de los servicios del agro, organizaciones campesinas, FAO y la JUNAEB, además, de directivos regionales de INDAP y de la asociación de funcionarios (ANFI).

Asímismo, señaló que este año debe quedar consolidado el Programa de Desarrollo Territorial Indígena (PDTI) que se ejecuta en conjunto con Conadi y cuyas principales ejes son la participación de las comunidades y la pertinencia cultural. Añadió que se priorizarán recursos para las 47 mil familias y se articularán relaciones con otros servicios públicos para potenciar la acción de fomento.

Respecto de las catástrofes que afectaron a la pequeña agricultura, anunció la autoridad de INDAP que habrá nuevos recursos para quienes resultaron damnificados y se realizarán talleres de reconstrucción. “Se entregarán bonos de entre 1 y 4 millones por agricultor de acuerdo al catastro de daños”, aseguró. También expresó que se mantendrá vigilancia sobre la plaga de Bagrada Hilaris o chinche pintada, emergencia para la cual ya se está entregando un bono de $100 mil por hectárea, con un tope de cinco, para los predios infectados de las regiones Metropolitana y de Valparaíso.

En el plano de comercialización, dijo que los esfuerzos se concentrarán en apoyar el proceso de compras públicas de la Junaeb a la Agricultura Familiar para el Programa de Alimentación Escolar (PAE), que parte en agosto en O’Higgins y Biobío; instalar un centenar de Mercados Campesinos en todo el país; consolidar las Tiendas Mundo Rural -próximamente se inaugurarán otras dos en las estaciones del Metro Pajaritos y Escuela Militar, junto con una tienda virtual y potenciar el naciente Club de Vinos Campesinos.

Otras iniciativas destacadas para este año son la implementación del Programa Juventud Rural (acceso a la tierra mediante créditos, desarrollo de capacidades y creación de comunidad virtual), un nuevo Programa de Maquinaria y Equipamiento Asociativo y otro de Talentos Rurales, la certificación de extensionistas y la primera Línea Base de la Agricultura Familiar, que permitirá contar con una caracterización de los beneficiarios de INDAP.

Al referirse a los aspectos más destacados de 2016, Sotomayor describió que “fue un año de cosecha”, ya que se logró poner a la Agricultura Familiar en la agenda pública y la mirada de la ciudadanía, se trabajó de manera articulada con las organizaciones campesinas y los pueblos originarios y se logró un fomento productivo más incluyente.

Resaltó que en el plano de asistencia técnica se estableció una nueva Plataforma de Servicios con tres programas transversales (Comercialización, Sustentabilidad y Desarrollo de Consultores) y se realizó un ordenamiento territorial de los equipos de extensión, pasando de 673 unidades modulares a 288 unidades comunales.

En el tema de la escasez hídrica, una de las prioridades del servicio durante esta administración, dijo que el año pasado se benefició a un total de 4.661 familias campesinas y a 27.665 hectáreas, con 3.457 obras de riego que significaron 13 mil millones de pesos. Citó la recuperación de 29 embalses CORA, 375 nuevos proyectos con Energías Renovables No Convencionales (ERNC), la construcción de 137 cosechadoras de aguas lluvias, el Programa Primera Hectárea y los concursos con la Comisión Nacional de Riego (CNR).

En el marco de la ceremonia de Cuenta Pública, el ministro Furche agradeció el trabajo que desplegaron los funcionarios de INDAP y Minagri en las últimas emergencias agrícolas. “Todos vimos cómo le pusieron el hombro y eso dignifica el servicio público”, dijo. También destacó que en estos años de gobierno de la Presidenta Bachelet “la Agricultura Familiar se ha expandido, se han reducido las brechas de desigualdad y ha disminuido la pobreza rural”.

EA/pg/css

/