El ganador del concurso de cuento, Mario Herrera Antón, junto a la embajadora de Nicaragua, María Luisa Robleto y el Director Nacional de Aduanas, Claudio Sepúlveda Valenzuela.

Funcionarios ariqueños de aduanas se destacan en concurso literario de la entidad

Se realizó el cierre del 3er Concurso de Literatura del Servicio Nacional de Aduanas en el salón Nicolás Martín del edificio institucional, en la ciudad de Valparaíso. Dedicado al ex aduanero, político y poeta nicaragüense Rubén Darío, la ceremonia contó con la presencia de la embajadora de ese país, María Luisa Robleto. A nivel nacional casi 30 funcionarios participaron en esta nueva versión, que estuvo dividida en dos categorías: Poesía y Cuento.

En la primera, el ganador fue Rolando Muñoz, de la Subdirección Administrativa con “La dama en la playa”, el segundo lugar recayó en Mario Herrera Antón, funcionario de la Aduana de Arica, quien escribió “Infraescrito” y el tercer lugar se lo llevó Richard Vergara Bravo, de la Dirección Regional de Valparaíso con “Yes, para usted”.  

En cuento, el primer lugar se lo adjudicó Mario Herrera Antón, de la Aduana de Arica quien escribió “No tan solo, o el amor de España”, el segundo puesto fue para Tito Lambert van Battemburg, de la Dirección Regional de Arica con su obra “Eternidad” y Fredy Lemus Lemus, funcionario de la Dirección Nacional de Aduanas, se llevó el tercer lugar con “Félix”.

El Director Nacional, Claudio Sepúlveda comentó que “este concurso tiene por objetivo dar a conocer el talento, la pasión y la dedicación que muchos funcionarios del Servicio tienen por la poesía y la escritura de cuentos, pero en esta nueva versión quisimos ir más allá de nuestras fronteras y conmemorar a quien fue parte de nuestra Institución: Rubén Darío”.

La máxima autoridad del organismo aseguró que la asistencia de la embajadora María Luisa Robleto al magno evento reafirma el compromiso de Aduanas recalcando que “no nos hemos olvidado de este destacado funcionario y la huella imborrable que dejó”. Además, Sepúlveda agradeció a todos quienes participaron de este concurso.

“No tenemos solamente personas que realizan una gran labor diaria, sino que tenemos personas que plasman en papel, de manera sensible y humana, sentimientos y pensamientos con la capacidad de emocionarnos”, expresó.

Por su parte, Robleto valoró la actividad impulsada por el servicio y dijo que “es una buena iniciativa del Servicio Nacional de Aduanas para incentivar a sus funcionarios en una actividad literaria. Es una iniciativa que hace cohesión en los grupos humanos y además, les permite el crecimiento espiritual. Ante esto, se comparte un hobby que es muy importante en este organismo”, aseguró y agregó sobre la figura de Rubén Darío que su obra “Azul” es considerada una de las más relevantes del modernismo hispanoamericano. “A mi me emociona profundamente cada vez que vengo acá y que los funcionarios de Aduana de Chile revindiquen a Darío como propio”, finalizó.  

EA