Flamengo pasa la aplanadora en Liniers y ya tiene un pie en la final

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
En una noche inolvidable de Pedro III, el "Mengão" saca un boleto para la final de la Copa Libertadores.
por CSS

Una fiesta del buen fútbol se vivió en el José Amalfitani de Liniers. Flamengo sacó a relucir su cartel de favorito y le pasó por arriba a Vélez Sarsfield, al que lo redujo a su mínima expresión y lo goleó por 4-0, en el encuentro de ida por una de las semifinales de la Copa Libertadores 2022.

Dentro del brillante juego expuesto en la cancha por el «Mengão»-no es una exageración- el nombre de Pedro quedará impreso en la memoria de los que asistieron al encuentro o los que lo vieron por TV. El delantero convirtió a los 32′, 61′ y 83′, todos goles de gran factura, de mucha creatividad en el juego colectivo que sorprendió al esforzado Vélez que veía que, pese a batallar, el toque brasilero era armonioso; el esférico recorría el campo de juego a punta de triangulaciones y paredes, un «poema futbolero» que iba hacia los costados, adelante y atrás. Una belleza. No hubo fisuras en el conjunto dirigido por Dorival Júnior.

Vélez quedó desdibujado y se notaba. Bou realizó una escapada, pero al ver que no tenía compañía detuvo el contragolpe en la zona media y tiró el pase hacia atrás, buscando contención. Recién a los 27′ Janson inquieta con un fuerte disparo al meta Santos que sacará el esférico con algo de esfuerzo al córner. Cuando Vélez se envalentonaba vino la «gota fría». Casi al término del primer tiempo, a los 45’+1 Everton Ribeiro puso el dos a cero con una jugada de salón con el toque mágico, extraído de la NBA, de Gabriel Barboza para que Ribeiro la ponga suavemente a la derecha del arquero Lucas Hoyos. ¡Golazo! Era la tranquilidad para el «Mengão» en cuanto al marcador, porque con respecto al juego estaba casi definido.

Magia: Everton Ribeiro consumó la jugada magistral y colectiva del «Fla» para poner el 2-0.

En el segundo tiempo la situación no varió. El «Fla» aumentó el marcador  a través de otra genialidad de Pedro. Todo presagio parecía poco. Sin juego y con desesperación, el «Fortín» ganó una pelota por arriba recién a los 58′ del ST, luego de un centro de Luca Orellano que capturó el solitario Lucas Pratto. Fue la única vez, todas las demás las ganó David Luiz, quien fue un jardín amurallado. Por la banda derecha, Rodinei puso el cerrojo y mucha velocidad cuando se trataba de iniciar un ataque. Lo mismo pasaba con Filipe Luís por la otra banda. Entonces, fue difícil para Vélez encontrar una ruta directa al gol. Tuvo todo cerrado. Además, el equipo del DT Alexander Medina-no estuvo en la banca- adoleció de esa cuota de creatividad para imaginarse otro partido con un destino que no fuese «apocalíptico» para su pretensión de ir a disputar una final. Simplemente, no era el día ante un rival de fuste como el Flamengo con un tridente que mete miedo de verdad: De Arrascaeta, «Gabigol» y Pedro.

En esta noche agradable en Ciudad de Buenos Aires, Vélez pareció un equipo rústico que lo único que tuvo a mano fue el empuje y el coraje. Se sabía que era una parada complicada ante un rival de muchos pergaminos y con otro presupuesto. Sin embargo, en la revancha, Vélez Sarsfield tendrá que ir a pelear a Río de Janeiro, no por un lugar en la final, que se transformó en un sueño casi imposible, sino, por su grandeza, historia y dignidad.

EAN/css/crédito imágenes: @Libertadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PUBLICACIONES RELACIONADAS