Fe y emoción en la conmemoración de la Fiesta de la Tirana

Por Marcelo Aguilar

La tradición nuevamente se hizo presente este lunes (16) pasado, a manera de unión con los miles de peregrinos que pernoctaron, para estar en este especial momento. La imagen de la Chinita fue bajada desde su camerino, ataviada de cientos de cintas multicolores, a los sones de nuestro Himno Nacional y el de Yungay, muestra inequívoca de la unión mediante la imagen sagrada con la Madre de Chile y de nuestras Fuerzas Armadas.

Antes de ese hermoso instante, como ya es habitual, y por generaciones, cientos de bailarines ariqueños -en su mayoría descendientes de pampinos- estuvieron presentes durante los días previos, en vísperas y el mismo día de conmemoración a la Virgen del Carmen de La Tirana, en el Santuario ubicado en el corazón de la Pampa del Tamarugal. En su oportunidad, cada grupo de danzantes, de las asociaciones de bailes Virgen del Carmen y San José, estuvieron en los actos homenaje, tanto en la entrada al santuario, en la explanada y en el templo.

La misa de vísperas, concelebrada por el obispo de Iquique, Guillermo Vera, tuvo en el estrado principal, a los presidentes de ambas agrupaciones, Julio Pasten y Carlos Delgado, quienes exteriorizaron la emoción de llegar a los pies de la Chinita, cuya imagen en esta oportunidad fue elevada y ataviada de extensos velos. “Es la tradición misma. Es la fe, es el trabajo de un año en que nos juntamos todas las personas. Es la unión, la hermandad, que en estos instantes no puedo explicar”, manifestó emocionado Delgado. “Y el estar aquí es una muestra de alegría, el que podamos venir a pedir la bendición a la madre de Dios, para nuestra ciudad, nuestra familia, en que no podemos olvidarnos en que es un día de espiritualidad para todos los cristianos” resaltó Pasten.

Pero también hubo instantes de emoción y reencuentro, como el sacerdote, Nelson Peña, presente en la conmemoración, esta vez como un peregrino más, proveniente de Osorno “y la verdad es que estoy muy contento de haber regresado a este santuario después de 4 años. Es un momento de alegría para toda la iglesia, darse cuenta que la fe de los pobres es la que sostiene nuestra esperanza. Así que muy contento y en especial por la Iglesia”. En similares términos se refirió el sacerdote asesor de los bailes ariqueños, Claudio Barriga “y lo que tenemos aquí es la fe de la gente espontánea y maravillosa, de un pueblo que cree y expresa su fe, y canta y baila según la fe y devoción. Y aquí es mucho más importante la fe que los curas”. Como ya es habitual, la presencia de las autoridades estuvo encabezada por el edil anfitrión, Richard Godoy “y agradecer esta coordinación con el obispado y muchos servicios públicos y hoy viviendo la fe en su máxima expresión, que es lo más grande del norte de Chile”. Desde el corazón de la pampa salitrera se hizo presente el jefe comunal de María Elena, Omar Norambuena “y es importante respaldar a nuestras agrupaciones aquí presentes, de María Elena y Pedro de Valdivia -23 bailes religiosos- ya que con ellos siento el compromiso espiritual, no tan solo en el concepto de iglesia, sino que el estar con ellos en todo momento”.

Uno de los momento de mayor emotividad fue, una vez más , la medianoche del pasado domingo 15, en que miles de voces, entonaron y cantaron con el corazón a la Reina del Tamarugal, mientras el cielo se iluminó de globos y fuegos de artificios para celebrar a la Chinita.

EAN/ma/css

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.