Integrantes de Hispascu en Altos de Copaquilla.

Expedición a Belén, misterios, vestigios arqueológicos y comida típica

Asombro y sorpresa por la cantidad de vestigios arqueológicos que pudieron apreciar en una visita efectuada a la localidad de Belén, perteneciente a la comuna de Putre –entre el 28 y 29 de diciembre pasado- quedaron los integrantes del grupo Historia Pasión y Cultura, HIPASCU. 

Desde el mismo poblado, reforzaron algunos aspectos y detalles de lo que implicaría seguir una ruta hasta llegar a Incahullo y más allá, Huahuarani, correspondientes a fortalezas denominadas Pucaras, correspondientes al siglo XV después de Cristo, que sirvieron de defensa a las antiguas comunidades y a los incas que dejaron sus huellas en este tipo de vestigios.

“Creo que ha sido muy provechosa nuestra estadía y esta verdadera expedición a sitios arqueológicos que están ahí, pero sin la debida señalización, en cuanto al tipo de vestigio, que pudimos identificar con la colaboración de lugareños y nuestros estudios al respecto”, expresó Sergio Tabilo, Presidente de la entidad.

Llegar al lugar no fue para nada de fácil, y menos ser capaces de identificar los vestigios en cuestión, lo que implicó repasar fotos, planos, y muchísima bibliografía, porque corrían el riesgo de pasar de largo, hecho que no aconteció, debido a las providencias que ameritaron esta hermosa expedición, además de la ayuda y orientación que recibieron del concejal Eddie Zegarra, quien ha sido un férreo defensor del patrimonio beleneño, junto a Hilda Guarachi, experta en el tema turístico.

“Creo que logramos un hito como agrupación, que muy pocos lo han coronado, y que fue llegar a estos lugares, hermosos, impactantes, por que forman un paisaje que creo va mucho más allá de lo que hemos estado presenciando”, expresó Jessica Rosas, integrante de la agrupación y Guía Turístico bilingüe , “y a partir de ahora, sentimos que tenemos una responsabilidad para con la comunidad de Belén; este pueblo tiene mucho que mostrar y no es muy visitado por turistas nacionales e internacionales”, concluyó Jessica.  

Otro aspecto no menor, que fue considerado, fue el de la iluminación, por lo que debieron partir desde el momento en que comenzó a salir el sol, y que les permitió captar las mejores imágenes de lo que nunca pensaron hallar, las que esperan exhibir ante sus asociados y comunidad en general.

Ambos sitios arqueológicos, que suman más de mil restos, se ubican a 6 km al oeste de Belén, y 100 mts. sobre el lecho del río del mismo nombre, los que en el año 1983 fueron declarados Monumentos Históricos.

El término de la expedición no pudo ser mejor con la degustación de los platos típicos de la zona, elaborados y sazonados por quien se ha constituido en una de las más connotadas chef aimara del Norte de Chile, como es Victoria Mollo, quien, junto a Zegarra, se tornaron el guías del patrimonio que posee el propio pueblo, en especial por las hermosas estructuras de los campanarios coloniales, restaurados por la Fundación Altiplano.

EA

/