2013: Durana, el tercero de izquierda a derecha, en su época de intendente.

Ex intendente José Durana agrede por twitter a periodista

Por Cristian Sáez @cssaez
periodista
 
Si algo faltaba para cimentar el prestigio bien ganado de la clase política de nuestro país es lo que le respondió el ex intendente de Arica y Parinacota, José Durana al periodista Roberto Berrios, ¿Qué se puede leer entrelíneas en esas dos frases que escribió el ex-intendente, militante del partido de la Unión Demócrata Independiente(UDI)? En principio, se puede ver la cruel realidad de cómo puede llegar a pensar realmente un “personaje público” sobre la actividad que realiza, el honor que le hace a ella y qué lugar ocupan los que no son como él.
 
El hecho sucedió en el día de ayer vía twitter. Berrios, periodista de amplia experiencia, había señalado en esa red social que para él, tanto la presencia de Andrea Murillo (DC) como de José Durana encabezando la recolección de firmas para sus respectivos partidos, “era curioso”, ya que habían perdido en las elecciones municipales por amplia diferencia y ante candidatos sin la maquinaria de sus partidos. Hasta ahí, un dato de la realidad extraído por el periodista. Un hecho real. Un comentario profesional sobre la actuación pública de Murillo y Durana. Murillo se abstuvo de responder o quizás no vio el mensaje que la aludía. Mientras que el ex intendente José Durana Semir se despachó con un par de frases para el bronce y para reflexionar. Escribió:
 
 
 
 
 
 
Con una respuesta sacada de las mismas visceras, la agresión gratuita de Durana al periodista no tiene límites ni decoro. No da ni para el debate por la pobreza de su conclusión, que infelizmente, el militante y político se perdió y no supo recoger el guante y devolver con altura, si alguna vez la tuvo. En cambio, utilizó la envidia como agravio, le negó la existencia como sujeto y le enrostró el hecho “supuesto” de que Berrios, tiene aspiraciones políticas. No solo agravia Durana, también cree que lee la mente.
 
“Ser alguien en la vida es estar en la política”. Una persona no existe como tal si no está vinculado a esta casta. No es un sujeto de derecho con acceso a la vida, educación, salud y vivienda. “No existes”, le dijo a Berrios. Lo que no se dio cuenta Durana es que al negar la existencia al periodista ariqueño, de largo, nos niega la existencia a todos los que no somos como él y se convierte él, sin decirlo, en una figura mesiánica, situándonos en el siglo XIX con la figura del señor amo y sus esclavos.
 

“En lo que no miente Durana es que estar en política es un privilegio del que muy pocos, como él, pueden gozar”.

 
Pero, ante lo expuesto, es preocupante este tipo de razonamiento de una persona que tuvo un importante cargo político en la región. ¿Qué hace Durana para no mirar a los ojos a los seguidores de la UDI si en el fondo no los considera en lo absoluto? ¿Cómo lo hacía antes cuando fue autoridad regional y se sentaba con gente de los distintos sectores de la sociedad (muchos de ellos gente humilde)?
 
Considerando que día a día las familias de todo el país se esfuerzan para que sus hijos estudien y profundicen los buenos valores que compartimos, el bien común más preciado que tenemos como sociedad, Durana con su agresión gratuita demuestra que va en el sentido inverso. Si la meta en la vida, “ser alguien”, es estar en la política, estamos perdidos. Que alguien le avise a Durana que siempre será más importante el medio que el fin, aunque sea una lucha quijotezca.
EA/css
/