El Picaflor de Arica es una de las aves más pequeñas del mundo. Hoy diversos organismos pretenden parar su baja natalidad y proveerles de un entorno propio para vivir sin pesticidas y contaminantes que lo alteren.

El Picaflor de Arica casi al borde la extinción quedan solo 400 ejemplares

El Picaflor de Arica, el ave más pequeño del país,  vive su momento más dramático debido a la brusca caída durante los últimos años, casi al borde la extinción, que pasaron de dos mil ejemplares a cuatrocientos en la región.

Por esta razón, este miércoles  el Gobierno Regional de Arica y Parinacota, el Ministerio  de Medio Ambiente y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación  y Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), firmaron  un acuerdo de colaboración para  la ejecución del proyecto “Conservación de Especies”.

De esta forma, con el financiamiento  de más de 2 millones de dólares, el Ministerio de Medio Ambiente consolida el trabajo de 3 años para la conservación del picaflor de Arica y otras 3 especies de la región del Bio Bío como son el Queule, Zorro de Darwin  y Huemul.

El subsecretario de Medio Ambiente, Cristian Gutiérrez, comentó que la iniciativa se enmarca en un proyecto de Global Environment  Facility (GEF) para especies amenazadas y que llevará adelante el Ministerio de Medio Ambiente a través del Seremi, trabajando un modelo de conservación, que busca recrear micro reservas.

Estos almacenamientos correspondan a un sistema de lugares con  ecosistemas  que permitirán  asegurar el hábitat de la pequeña ave, conectando el territorio del picaflor dentro de los valles donde viven en la región de Arica y Parinacota.

En tanto, el seremi de Medio Ambiente, Renato Briceño, dijo que el proyecto tiene como objetivo contrarrestar los factores  de amenaza de esta ave  a través de la educación ambiental para los actores productivos del valle.

Por su parte, el presidente del Consejo Regional de Arica y Parinacota, Claudio Acuña, valoró el esfuerzo que está realizando el Ministerio de Medio Ambiente,  que con este proyecto  se enfoca en  recuperar  el hábitat del Picaflor de Arica, que está  en serio peligro de desaparecer.

“Esto protege además áreas que para nosotros son emblemáticas como el Humedal del Río Lluta que tiene la mayor biodiversidad del país  y por eso toda iniciativa que contribuya a conservar nuestro medio ambiente será apoyada por nuestro consejeros regionales a través de los fondos concursables del 6% del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR )”.

Finalmente, la oficial técnico líder de la FAO, Hivy Ortiz, dijo que “el proyecto consiste en recuperar el habitad del picaflor a través de corredores que permitan a esta especie sobrevivir en un  área, pues por la biología que tiene esta especie necesita tener mucha energía y los diferentes sitios han estado degradados y por ese motivo le cuesta encontrar su alimento”, puntualizó.

EA /ma/css

/