Jeanette Vega, Directora Nacional de Fonasa.

Data: Realizan el primer paso para acceder a un historial clínico compartido

El Hospital de La Florida en la Región Metropolitana junto a cuatro Clínicas Privadas, son los cinco servicios de salud del país que realizaron este miércoles su primer ejercicio de conectividad con la nueva Cuenta Médica Interoperable de Fonasa. El proyecto –un esfuerzo de coordinación público-privada para el intercambio de datos bajo estándares internacionales– constituye el paso inicial para disponer de un historial clínico compartido para los afiliados del Seguro Público de Salud.

Esta solución tecnológica es impulsada por Fonasa con el apoyo del Comité de Transformación Digital de CORFO y el Centro Nacional de Información en Salud (CENS). Su operación permitirá en el corto plazo, estandarizar la información sanitaria y financiera de los afiliados al sistema público, quienes de esta forma, podrán acceder a prestaciones de salud directamente en el centro médico y hospitalario sin necesidad de acudir a una sucursal para la compra de un bono o la valoración de un programa médico.

Cuenta Médica Interoperable contempla el intercambio de datos en cuatro ámbitos: (1) encuentro médico y actores involucrados; (2) prestaciones aranceladas; (3) prestaciones no aranceladas y; (4) diagnósticos y problemas de salud. A través de estos ejes, Fonasa podrá construir un registro universal para los usuarios del sistema público, lo que ayudará a precisar qué prestaciones no están siendo cubiertas adecuadamente y, eventualmente, mejorar el acceso a éstas.

La doctora Jeanette Vega, Directora Nacional de Fonasa, destacó que esta innovación constituye un beneficio potencial para sus más de 13 millones de usuarios en el corto plazo.

“Si una persona es atendida en Clínica Indisa, Clínica Dávila o Megasalud, una vez que llega al lugar sus datos son digitalizados, lo cual se repite en todo el proceso de atención y salida del paciente, por lo tanto el usuario no debe gestionar bonos, certificados o programas. Y si al momento del alta existe un copago, lo podrá pagar directamente en el prestador. Si bien el nuevo sistema nos permite conocer el registro financiero de los pacientes que se atienden en los centros interconectados, en el futuro, también estaremos al tanto de su historia clínica, de modo que tendremos la posibilidad de identificar a los pacientes más vulnerables, dónde se atienden y, mediante el diagnóstico, hacer un mejor seguimiento del tratamiento”, puntualizó Vega.

Las instituciones que operarán la cuenta médica digital del sistema público chileno serán Fonasa, Clínica Dávila, Clínica Indisa, Megasalud, Integramédica y el Hospital de La Florida, además de los Servicios de Salud Araucanía Sur, Maule, Talcahuano, Arauco y Viña del Mar – Quillota. También participarán en esta nueva plataforma los prestadores del sector de tecnologías de información Oracle-Intellego, Intersystems, Indra y Rayen Salud.

Otros beneficios del proyecto será disminuir el riesgo de diagnósticos errados o tratamientos incorrectos. Esto, ya que los antecedentes clínicos de los pacientes estarán en línea, y a disposición de los médicos y especialistas tratantes. Se trata de un hito para la salud pública chilena, ya que por primera vez la información será centralizada por el sistema sanitario que los acoge, interoperando con sistemas de información de diferentes instituciones y generando una gran base de conocimiento para distintas aplicaciones de beneficio de los afiliados a Fonasa.

La cuenta médica interoperable de Fonasa se enmarca en los desafíos de la Agenda Digital 2020, un conjunto de acciones gubernamentales para promover el uso y alcance de la tecnología en Chile, y su contribución al mejoramiento de la salud a través de alianzas entre diversos actores del ámbito de las tecnologías de la información. Se espera que una vez finalizada esta fase piloto, en los próximos meses su implementación se haga extensible a nivel nacional.

Eduardo Bitran, vicepresidente de CORFO, señaló que “la transformación digital de los sectores productivos sólo es posible con una estrecha vinculación y compromiso público-privado. El lanzamiento de la Cuenta Médica Interoperable es una demostración de eso. Estamos dando el primer y más importante paso hacia una salud donde la información sigue al paciente, lo que abrirá oportunidades para que muchas empresas y emprendedores participen de esta transformación, puedan crear productos y servicios, que mejoren las prestaciones de salud en nuestro país”.

La cuenta médica interoperable de FONASA cuenta con el apoyo del Centro Nacional de Información en Salud (CENS), entidad financiada por el Centro de Transformación Digital de CORFO y cuyo objetivo es aportar al cierre de brechas del sector de Tecnologías de Información en Salud, a través de la generación de servicios especializados, la adopción de estándares de interoperabilidad y el fortalecimiento de un ecosistema de innovación en el mercado local.

Su gerente general, Camilo Erazo, aseguró que “este esfuerzo de coordinación entre los sectores público y privado es la antesala para una real interoperabilidad de nuestro sistema de Salud, que permitirá avances muy necesarios con impacto directo en la calidad de vida de los pacientes y el crecimiento de la industria de tecnologías de información en salud chilena. En este proyecto, aportaremos velando por la calidad del desarrollo y apoyando con todo nuestro conocimiento en la materia. Este logro es un paso muy importante para la salud chilena y, para CENS, un impulso para los desafíos que estamos asumiendo en la transformación digital del sector tecnologías de la información en salud local”, finalizó.

EA

/