Nicolás Pizarro, al fondo, en plena actuación, rapeando en el micro.

Cultura callejera: Joven rapero pasa sus vacaciones improvisando en la micro

Nicolás Pizarro de 16 años cursa tercero medio en el colegio Juan Pablo Segundo de Arica y al igual que cientos de niños de la ciudad debió pasar sus vacaciones en la región, sin embargo, Pizarro aprovechó con estilo su tiempo de descanso y a punta de hip hop en las micros reunió recursos para ayudar a su bolsillo y al hogar.

Uno de sus principales centros de trabajo fue el infocentro del Instituto Nacional de la Juventud, ya que como el uso de pc, internet e impresiones son gratis este talentoso ‘hip hopero’ saca a diario las bases de sus canciones desde el INJUV ubicado en la calle 18 de septiembre Nº485, para luego cantar arriba del transporte público.

Sin embargo, la historia se pone más interesante cada vez que deja el INJUV y se sube a las micros a ‘improvisar’, ya que ‘El Nico’ le pide a cada pasajero palabras con las cuales desarrolla su arte del hip hop.

“Yo comencé a rapear en las micros con un amigo de Valparaíso, pero él se fue y tuve que quedar solo desarrollando este arte del hip hop improvisado”, cuenta Nicolás Pizarro.

De familiares grafiteros y raperos, Nicolás Pizarro no tenía por donde perderse y eligió el camino que ya le habían pavimentado sus padres y tíos, “mis tíos de parte materna y paterna hacían grafitis y hip hop, ellos se quedaron con la influencia de Makiza, Tiro de Gracia y Rezonancia, así que por ahí partí yo con los grafitis, luego una prima me mostró la música y me gustó”.

Pizarro explica que cuando comenzó a ‘rapear’ nada fue fácil “ya que al principio no me salía lo que quería cantar y me frustraba muy rápido por lo cual lo dejé por un tiempo, hasta que llegaron unas batallas de freestyle de hip hop y al fin pude soltarme”.

Una vez que la prosa comenzó a fluir desde sus labios ‘El Nico’ no dudó en subir a las micros a cantar. “Así fui perdiendo los nervios y desarrollándome como artista. En las micros rapeo mucho mejor, además le quito el estrés a las personas, ya que la vida es rutinaria y con lo que hago yo los saco de su rutina por una par de minutos”.

Con solo cuatro personas arriba de una micro Nicolás Pizarro puede armar su show, ya que el rapero le pide a cada pasajero una palabra con la cual montará su espectáculo, que por lo general termina siendo aplaudido hasta por el conductor.     

“Mi principal escenario hoy son las micros, ahí es donde yo generó dinero y puedo desarrollar este arte callejero, sin embargo el infocentro de INJUV también me sirve mucho de ayuda, ya que desde ahí sacó mis bases para después poder improvisar”, explica ‘El Nico’.

EA

/