CONAF planta dos especies de árboles amenazados en el Parque Brasil

En el Parque Brasil, donde tuvo lugar la Festiferia organizada por la Municipalidad de Arica, en el marco del Día Nacional del Patrimonio, la CONAF plantó por primera vez en la ciudad dos árboles logrados en el vivero Las Maitas, de la especie denominada comúnmente carza (Haplorus peruviana), la que según los especialistas “es uno de los árboles más escasos y probablemente de los más amenazados”, en materia de vegetación nativa.

El establecimiento de los dos árboles fue realizada por el alcalde Gerardo Espíndola y el director regional de la Corporación, Héctor Peñaranda, junto a los niños y niñas que el domingo participaban de las actividades culturales alusivas al Día del Patrimonio, por lo que utilizaron a los personajes oídos en el cuentacuentos de la Biblioteca Municipal -Pauna y su perro Locma-, para darle nombres propio a ambas carzas que próximamente tendrán letreros alusivos para el conocimiento comunitario.  Junto al aporte de este logro del vivero Las Maitas, la CONAF estuvo también con una exposición alusiva al distrito arqueológico Las Cuevas, del Parque Nacional Lauca, donde se emplazan estructuras de piedra que evidencian la ocupación humana en el sector desde hace más de diez mil años antes del presente. La muestra motivó el interés de los asistentes a la Festiferia, en especial a quienes no conocían la existencia del chacku andino, construcción incaica para el arreo y captura de vicuñas. Tanto el jefe edilicio como el directivo de CONAF resaltaron que patrimonio cultural y medioambiente, están ligados y las especies nativas forman parte de nuestra historia.

La carza forma parte del listado de especies originarias listadas en el DS 68 del Ministerio de Agricultura, y está categorizada como una especie vulnerable en Chile respecto de su conservación. Su distribución va desde el sur del Perú –donde fue declarada en peligro de extinción-, hasta las quebradas y valles costeros de Arica y parte de la pampa del Tamarugal. Esta realidad impulsó a CONAF a iniciar un trabajo de recuperación, a través de la colecta de semillas en los pocos sitios donde va quedando, así como intentos de polinización asistida.

Los árboles plantados en el Parque Brasil, fueron logrados mediante acodos, en tanto sobre la producción por semillas, Héctor Peñaranda explica que “hasta ahora no se había obtenido germinación por esta vía, pero ya tenemos los primeros individuos logrados de esta manera en fase de desarrollo, lo que es un gran avance”. La Carza –que es también hábitat del picaflor de Arica, pues usa sus ramas para hacer los nidos-, fue perdiéndose en el tiempo especialmente por su uso para leña, y sin el cuidado de reponer los ejemplares en los sectores intervenidos con tal fin.

EA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.