Casi el 80% de los hospitales públicos de alta complejidad fueron acreditados ante la Superintendencia de Salud

Desde el 01 de julio de este año todos los establecimientos de alta complejidad (esto es, los hospitales y clínicas que cuentan con especialidades más UTI y UCI) deben contar con la acreditación para poder otorgar prestaciones GES. A la fecha hay 48 establecimientos públicos acreditados de alta complejidad y 12 en tramitación.

La agencia regional de Arica Parinacota de la Superintendencia de Salud informó que un total de tres establecimientos de salud de la región ya cuentan con la acreditación en calidad. De ellos, dos corresponden a establecimientos de alta complejidad, para quienes, a contar de hoy el cumplimiento de la garantía de calidad señalada en el AUGE es una obligación. La acreditación es un proceso periódico de evaluación, al cual se someten los prestadores institucionales autorizados por la Autoridad Sanitaria -hospitales, clínicas, centros ambulatorios y laboratorios- para verificar el cumplimiento de un conjunto de estándares de calidad fijados y normados por el Ministerio de Salud.

El agente regional Rafael Moreno destacó el esfuerzo que ha hecho toda la red asistencial del sector público y privado por cumplir con estos estándares. “Aquí hay un involucramiento de los equipos directivos, funcionarios en todos los niveles, administrativos, personal clínico, y representa un trabajo de muchos años y un compromiso con la calidad y seguridad de las personas. Ahora bien, son los seguros de salud -Fonasa e Isapres-, los que están obligados a cumplir con las garantías explícitas en salud. Y eso implica que si alguno de los prestadores de su red asistencial no logra su acreditación, lo que corresponde es que deriven al paciente a otro que si tenga dicha certificación”.

El plazo para que todos los prestadores con estas características puedan optar a la certificación, venció hoy 1 de julio del 2016, y por tanto los Hospitales Públicos y Clínicas de Alta Complejidad (que imparten prestaciones de salud que incluyen especialidades médicas y donde existen unidades de pacientes críticos UCI y UTI) alcancen esta certificación para que estén autorizados para realizar prestaciones GES.

“Esto significa que FONASA e ISAPRES puedan comprarles a los prestadores acreditados, las atenciones relativas a las 80 patologías comprendidas en el AUGE (cánceres, enfermedades cardiacas, vesículas, enfermedades oftalmológicas entre otras, es decir, las principales patologías” recalcó Tudela.

En la región de Arica y Parinacota los prestadores de atención cerrada alta complejidad acreditados son, el Hospital Juan Noé Crevani y la Clínica San José. Junto con ello, tiene gran relevancia que los establecimientos públicos y privados de todos el país, también hayan logrado la acreditación en calidad definida por el AUGE, pues la región de Arica y Parinacota es demandante de atenciones de salud en otras regiones, como por ejemplo Antofagasta y Santiago.

Respecto a los establecimientos privados acreditados a nivel país, los resultados generales indican que 63,1% de las Clínicas de Alta Complejidad están acreditadas (36 de 57); 17,5% corresponden a establecimientos que aún están en proceso (10); 15,7% no están inscritos (9) y 3,5% no acreditaron (2).

El agente regional aclaró que “al llegar la actual administración a la Superintendencia de Salud, el nuevo equipo encontró un bajo número de establecimientos acreditados (12 de ellos, equivalentes al 19% del total) por lo que el Ministerio de Salud y la Superintendencia de Salud trabajaron duro para aumentar estas cifras. Desde el 2014 en adelante se acreditaron 38 hospitales más, y se inscribieron en el proceso la totalidad de los públicos. Su situación que se deberá resolver en las próximas semanas”.

En el proceso, los hospitales y clínicas son evaluados en 106 características, 30 de ellas obligatorias y que versan en temas de seguridad clínica (pausas quirúrgicas, evaluación pre anestésica, manipulación de las biopsias, identificación del paciente, indicación de transfusiones, medidas de prevención de infecciones, entre otras); dignidad del paciente (recepción y respuesta frente a reclamos, consentimiento informado); Recursos Humanos (que todos los profesionales que trabajen en el establecimiento estén debidamente certificados); Seguridad Institucional (que los establecimientos tengan planes de evacuación ante situaciones de catástrofes: incendio, inundación o sismo; situaciones de pérdida de conciencia de personas dentro del recinto; planes de reacción, extintores habilitados, etc); Manejo de Equipos (se verifica que todos los equipamientos críticos tengan implementados los planes de mantención); existencia de Áreas de Apoyo como Laboratorio (y que ellos existan estrictos controles de calidad; funcionarios que puedan implementar medidas de control de contagio).

La acreditación tiene una duración de 3 años, luego de los cuales los establecimientos deben reacreditar, proceso en que le serán exigibles más características para cumplir. Es así que los establecimientos ya acreditados en la región, en mayo del año 2017 ya deberán cumplir con el proceso de reacreditación.

EA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.