Bachelet entrega Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda a Alfredo Saint-Jean

La Mandataria recordó que a Saint-Jean “le debemos la imagen inolvidable y conmovedora de la bandera de Chile extendiéndose por la cancha del Estadio Nacional, el día 12 de marzo de 1990, con 80 mil personas cantando la Canción Nacional, con la cueca sola de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos”.

En el Salón Montt Varas del Palacio de La Moneda, la Jefa de Estado, Michelle Bachelet, junto al ministro de la Cultura y las Artes, Ernesto Ottone, hizo entrega de la Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda al productor y gestor cultural, Alfredo Saint-Jean.

“Siempre es un placer recibir aquí, en La Moneda, a quienes han representado un importante aporte al desarrollo cultural de Chile y son reconocidas por ello. Muchas veces dejamos de reconocer contribuciones que, a veces inadvertidamente, han resultado fundamentales para nuestra cultura, y es bueno y es importante que la institucionalidad cultural -ahora el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, y muy pronto el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio- velen porque ello no ocurra”, destacó Bachelet.

“Y ese es precisamente el papel de esta Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda, creada en 2004 para distinguir a todos aquellos que han hecho un aporte sustancial a la riqueza de nuestra cultura, sean chilenos o extranjeros”, dijo la Gobernante sobre el rol de este reconocimiento que hace el Estado de Chile a quienes integran el mundo del arte y con ello colaboran a nuestra historia, identidad y patrimonio”, añadió.

Luego, se refirió a algunos de los eventos y acciones culturales que han sido propiciados por Saint-Jean: “A él le debemos la imagen inolvidable y conmovedora de la bandera de Chile extendiéndose por la cancha del Estadio Nacional, el día 12 de marzo de 1990, con 80 mil personas cantando la Canción Nacional, con la cueca sola de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos. La recuperación de la democracia no habría sido lo mismo sin ese momento singular, transmitido en directo por televisión, que sirvió para mostrar a todo Chile que nuestra patria podía ser mejor y conjurar sus sombras. Había que marcar esa fecha en el calendario, y qué mejor que una fiesta, sobria, emotiva, contenida, como somos, a fin de cuentas, los chilenos”.

Finalmente, recordó el concierto de Amnistía Internacional, que se realizó en el Estadio Nacional y que se llamó “Desde Chile, un abrazo a la esperanza”. “Ese abrazo ha sido, me parece, el signo característico de la carrera de Alfredo Saint-Jean: lleno de energía, sigue inventando proyectos, y ha sido clave en la formación de nuevas generaciones de productores y gestores culturales. Gestores culturales que, bajo su alero, esperamos hereden no solo su excelencia, sino su capacidad para dotar de simbolismo y valor público aquellos eventos capaces de marcar la vida y la memoria de nuestra patria, tal como él ha sabido hacerlo”, señaló. Y agregó dirigiéndose al condecorado: “Alfredo, pocas veces eres tú quien sube al podio o al escenario, y es un privilegio acompañarte en uno de estos momentos, cuando la cultura vuelve hacia ti sus ojos para valorar lo que has hecho y seguirás haciendo”.

EA/

/