Bachelet en 72ª Asamblea de la ONU: “Un mundo sin pobreza no puede ser una quimera, debe ser un propósito”

La Presidenta de la República, Michelle Bachelet, acompañada por el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz; y de Desarrollo Social, Marcos Barraza, participó en la discusión de alto nivel sobre la Pobreza Multidimensional y la Desigualdad en los países de Ingreso Mediano, en el marco de la 72º Asamblea General de las Naciones Unidas.

Al inicio de sus palabras, la máxima autoridad del país aseguró que en el mundo existen desigualdades que deben ser enfrentadas por las naciones.

“El progreso material que se ha extendido a gran parte de los territorios no debe llevarnos a engaño: en nuestras sociedades persisten inequidades y tensiones no resueltas. Tanto la elevada concentración del ingreso, como el desigual acceso de las personas a oportunidades y bienes, impiden que disfrutar de una vida digna sea una posibilidad real para todos. Esto se agudiza en el caso de los países en desarrollo o de renta media, donde las desigualdades impactan directamente en el acceso a una educación de calidad, a la salud, al empleo formal, a pensiones dignas, a una vida libre de violencia”, señaló.

En esta misma línea, la Mandataria señaló que “como sociedades hemos comprendido que el crecimiento económico no constituye un fin en sí mismo; es una condición, indispensable por cierto, para promover la mejora sostenida de las condiciones de vida de los seres humanos”.

Frente a este escenario, la Presidenta Bachelet explicó que en Chile entre 2014 y 2016, se actualizó la medición de pobreza por ingresos, introduciendo medida multidimensional que considera carencias que viven los hogares en Educación, Salud, Trabajo y Seguridad Social, Vivienda y Entorno, Redes y Cohesión Social.

Este nuevo enfoque, agregó la Mandataria, se movilizan mayores recursos y se potencia la intersectorialidad y una labor concertada entre distintos organismos públicos.

Ejemplo de lo anterior son los programas públicos que involucran transferencias monetarias tales como el Subsidio Único Familiar; la Pensión Básica Solidaria (de vejez e invalidez); el Seguro de Cesantía; las prestaciones del Subsistema de Seguridades y Oportunidades; el Subsidio al Empleo Joven y al Empleo de la Mujer; el subsidio al pago de consumo de agua potable y servicios de alcantarillado; y la oferta programática del Fondo de Solidaridad e Inversión Social (FOSIS).

Paralelamente, se ha avanzado en cobertura y calidad del Sistema de Protección Social que se ha venido construyendo desde principios del año 2000. En este contexto, se ha diseñado e iniciado la implementación del Subsistema Nacional de Apoyos y Cuidados para personas mayores y en situación de discapacidad. Adicionalmente, se ha ampliado gradualmente la cobertura del Subsistema de Protección Integral a la Infancia “Chile Crece Contigo” hasta Cuarto Básico (9 años); y se está incorporando el enfoque de derechos en el Subsistema de Seguridades y Oportunidades.

“Es el camino que hemos adoptado en Chile para dar cumplimiento al propósito ineludible de mejorar las condiciones de vida de nuestra población. Pero este no es un esfuerzo que pueda aislarse de los objetivos de nuestra región y del conjunto de la comunidad internacional. Un mundo sin pobreza no puede ser una quimera, debe ser un propósito real; y ello solo es posible si avanzamos en cooperación y si todos ponemos de nuestra parte”, subrayó.
Y al finalizar sus palabras, la máxima autoridad del país reiteró su compromiso con la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030.

“Comencé mis palabras señalando el compromiso de Chile con los desafíos expresados en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Porque tenemos la motivación y la determinación para seguir profundizando esta mirada, discutiendo y perfeccionando los instrumentos de diagnóstico. Y, especialmente, tenemos la disposición para contribuir en la generación de políticas públicas que permitan abordar la superación de la pobreza y la reducción de la desigualdad en todas sus formas”, señaló.

EA/

/