La Fuegia, Editorial Sudamericana.

Aportes para una historia social de la barbarie: Fuegia, de Eduardo Belgrano Rawson

Por Juan Fadel

Los yámanas, o yaganes, poblaron los archipiélagos del extremo sur americano, desde la Península de Brecknock hasta el Cabo de Hornos. Se les encontraba en la costa meridional de Isla Grande de Tierra del Fuego, en las costas del Canal Beagle y en las islas Hoste, Navarino, Picton y Wollaston.

Su hábitat estaba conformado por una geografía de archipiélagos.

Durante el siglo XIX los ingleses realizan una serie de expediciones al extremo continental de América del Sur. Las más  celebres y recordadas de estas fueron las realizadas por Robert Fitz Roy, comandante del Beagle.

Tras el primero de sus viajes (1829-1830) Fitz Roy lleva de vuelta con él a Inglaterra, a modo de muestra antropológica y ofrenda, a cuatro indios Yaganes, nominados como: Fuegia Basket, Jimmy Button, York Minster y Boat Memory. Los indígenas permanecen en Europa durante dos años, para luego volver junto al  mismo Fitz Roy (y un joven Charles Darwin) a tierras australes.

En 1881 hasta fines del siglo XIX una serie de epidemias atacaron a los yámanas: tuberculosis, viruela, fiebre tifoidea, tos convulsiva, y en 1884 una gran epidemia de sarampión. La epidemia también fue, muchas veces, de plomo, transmitida y contagiada por colonos, ovejeros y militares que pretendía “pacificar” la Patagonia.

En 1900 la cultura yagana ya había desaparecido.

Hasta ahí la historia de esta experiencia colonial. Una postal, más o menos curiosa,  de la nuestra historia de la barbarie.

Y entonces la ficción.

Hijo mestizo de la novela histórica, la bitácora de viajes y el informe antropológico, Fuegia, novela publicada en 1991 por Sudamericana, es una de esas extrañas obras silenciosas, pero no olvidadas.

Belgrano Rawson, erudito novelista argentino, fue, además, guionista de comics para Editorial Columba – culpable de revistas como El Tony, DArtagnan, Intervalo, entre otras- que fue hasta el año 2001 uno de los últimos bastiones del comic Pulp en el cono sur.

FUEGIA 123

De ahí, quizás, la enorme capacidad narrativa, centrada en la construcción de escenas y viñetas. Un relato polifónico, lleno de voces contradictorias, enfrentadas o efímeras, Fuegia  es un relato sobre un territorio, un lugar donde la desesperanza y el frio tejen escenas de ternura y crueldad, como parte de una economía política del colonialismo.

Esta novela (quebrada, fragmentaria, testimonial como lo son las Vidas Imaginarias de Schwob) se podría sintetizar como el fin de una etnia, centrado en el relato de la migración de una familia Yamana desde una misión anglicana en el más extremo sur: cuerpos cubiertos de grasa y pieles escapando un poco del tiempo de su extinción, su discurrir por un territorio domesticado a punta de Remington y devenido en infinitas pasturas para ovejas.

Ficción política de un paisaje austral que encuentra en el fin-del-mundo un lugar para ser otro (barcos que cambian de bandera, soldados que cambian de bando y militares que cambian de apellido). Hombres, etnias y toponimias se enmascaran (Sandy Point es Punta Arenas; canaleses son los yaganes) y que en esa impostura malesconden los fantasmas de una masacre.

Para saber más:

Sígue a Juan Fadel en www.facebook.com/JuanFadelLibros
EA/jf